Proposición

Con punto de acuerdo, por el que se exhorta al Ejecutivo federal a permitir la participación de la CNDH y la CDI en la “gran reforma para el campo”, suscrita por la diputada Yesenia Nolasco Ramírez, del Grupo Parlamentario del PRD

La suscrita, Yesenia Nolasco Ramírez, integrante del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la LXII Legislatura del Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 58 y 59 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, somete a consideración el presente punto de acuerdo, conforme al tenor de las siguientes

Consideraciones

Que hace 21 años, el 1 de enero de 1994, se inició la vigencia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN, que permitiría la apertura de las fronteras comerciales entre México, Estados Unidos y Canadá, promoviendo la idea de generar un de los bloque comercial de suma importancia y competencia a nivel mundial.

Que si bien en nuestro país el sector de armadoras de autos resulta ser una de los pocos beneficiados con el TLCAN, esto derivado a que México, se ha posicionado como uno de los principales productores de automóviles a nivel mundial.1

A pesar de que el sector de la industria automotriz es un indicador de crecimiento e impulso económico y desarrollo nacional, existen contrapartes.

Que otra cifra que debe analizarse a detalle por el gobierno nacional es el de las exportaciones, mismas que pasaron de 51 mil millones de dólares en 1993, a 223 mil millones en 2011, un aumento de 330 por ciento, según los dio a conocer la cámara de comercio de Estados Unidos.

Que la misma Cámara de Comercio de EUA ha indicado que las exportaciones agrícolas a México en rubros como granos y carne se han quintuplicado desde que se firmó el TLC, 1994 a 2014.2

Que según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, con la firma del TLC, los salarios reales deberían haber subido en México, pero en la realidad ocurrió una caída anual de 0.17 por ciento promedio, desde 1994 hasta el 2010.3

Que según la Federación Internacional de los Derechos Humanos, FIDH,4, en un informe reveló que el Tratado de libre comercio de América del Norte ha generado un deterioro de los derechos humanos en México, citando que México se ha convertido en un “basurero del sector agroalimentario estadounidense”; el deterioro de las condiciones laborales en el sector de la maquila textil y electrónica; y el debilitamiento del sector sindical mexicano.5

Asimismo el informe señala que contrario a lo que algunos analistas sostuvieron en su momento, la integración continental no hizo las veces de trampolín para las firmas mexicanas, ya que la economía de este país depende, hoy más que nunca, de las firmas estadounidenses y de su estrategia de expansión.

Que la FIDH, señala que a raíz de la crisis del campo mexicano, miles de campesinos y campesinas han emigrado hacia las ciudades en busca de trabajo, mientras el Estado mexicano abre su mercado interno a la importación de alimentos de EUA, este país mantiene sus subsidios agrícolas y con medidas fitosanitarias, entre otras, cierra sus puertas a los productos agrícolas mexicanos, por ello, la política ha traído la migración de miles de mexicanos, cuyos derechos humanos y laborales no son contemplados dentro de los acuerdos comerciales”.6

Que lo anterior ha promovido que diversas organizaciones campesinas, algunos congresos de los estados, diputados y representantes populares, se han venido manifestando desde hace varios años, demandando la renegociación del TLCAN en materia agropecuaria.

Lo anterior nace porque con la entrada de vigencia del TLCAN, 3.2 millones de campesinos dejaron sus tierras y cinco millones de productores decidieron dedicarse a actividades distintas.

Que al día de hoy alrededor de 600 campesinos abandonan el sector agropecuario cada día y 550 mil habitantes del sector agrario emigran a los Estados Unidos anualmente, situación que afecta a la producción agraria y deja en abandono las tierras ejidales.

Que con las recientes modificaciones a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en materia energética publicado en el Diario Oficial de la Federación el 20 de diciembre de 2013, abre un amplio margen legal para el despojo de bienes y tierras de ejidatarios, pequeños propietarios y comunidades indígenas en las que pudieran encontrarse yacimientos petroleros, gas e instalaciones eléctricas.

Que en materia legislativa debe prevalecer el reconocimiento como interés público y orden social las actividades del campo, la propiedad social de la tierra, la producción alimentaria, vida y cultura de los campesinos, el derecho a la alimentación y la soberanía y seguridad alimentaria.

Que es obligación velar por el respeto a los derechos de los y las campesinos y campesinas y pueblos indígenas sobre sus territorios y a sus modos de producción.

Que el gobierno federal anunció una denominada “Gran reforma para el campo”, en la cual se delinea que existirá la aplicación de políticas públicas diferenciadas y la transformación del subsidio al incentivo productivo.

Que se enuncia una oferta de mayores créditos y servicios financieros para el campo, sincronizar la oferta y la demanda de productos agropecuarios y contar con un moderno marco legal para dinamizar el sector agroalimentario del país.

Por lo expuesto y fundamentado, someto a consideración del pleno de esta honorable asamblea los siguientes

Puntos de Acuerdo

Primero. La Comisión Permanente del honorable Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a la Secretaria de Economía, a la Secretaria de Agricultura, Ganadería Desarrollo Rural Pesca y Alimentación y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a que establezcan –en medida de sus atribuciones– una mesa de diálogo con organizaciones campesinas en el marco de la entrada en vigencia de la Ronda Uno, correspondiente a la nombrada reforma energética, con el propósito de establecer estrategias en favor del sector agropecuario.

Segundo. Se exhorta respetuosamente al Ejecutivo federal, para que permita participar a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, dentro del análisis de la denominada gran reforma para el campo, teniendo estas dos comisiones derecho a voz y sean consideradas sus observaciones, enalteciendo así las necesidades de los trabajadores del campo.

Notas

1 http://www.cefp.gob.mx/

2 www.animalpolitico.com/

3 www.eleconomista.com.mx

4 La FIDH, es la la primera organización internacional de defensa de los derechos humanos, constituida en 1922. Su lema fue: “La paz para los derechos humanos”.

5 www.fidh.org/

6 Ibíd.

Dado en el salón de sesiones de la Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión, sede de la Comisión Permanente, a los 21 días del mes de Enero de 2015.

Diputada Yesenia Nolasco Ramírez (rúbrica)