Proposición

Con punto de acuerdo, por el que se exhorta al gobierno federal a realizar por la Sedesol, el Inegi y el Consejo Nacional de Población estudios técnicos para establecer como zona metropolitana, si se cumplen los requisitos, Irapuato y Salamanca, Guanajuato, a cargo del diputado Genaro Carreño Muro, del Grupo Parlamentario del PAN

El suscrito, Genaro Carreño Muro, integrante del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en la LXII Legislatura, con fundamento en lo dispuesto en los artículos 6, fracción I, y 79 del Reglamento de la Cámara de Diputados somete a consideración de esta asamblea proposición con punto de acuerdo por el que se exhorta a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), al Consejo Nacional de Población (Conapo) y al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) a realizar las acciones necesarias para aprobar la integración de Irapuato y Salamanca, Guanajuato, como una zona metropolitana, al tenor de las siguientes

Consideraciones

Varias regiones del país han experimentado un acelerado proceso de urbanización: concentración de población que se materializa en el crecimiento del número y del tamaño de las ciudades, lo cual provoca la multiplicación de zonas metropolitanas.

El crecimiento de las ciudades da paso a procesos cada vez más complejos, donde éstas desempeñan un papel de la mayor importancia en la dinámica económica, política, social y cultural del país.

Zona metropolitana se define como el conjunto de dos o más municipios donde se localiza una ciudad de 50 mil o más habitantes, cuya área urbana, funciones y actividades rebasan el límite del municipio que originalmente la contenía, incorporando como parte de sí misma o de su área de influencia directa municipios vecinos predominantemente urbanos, con los que mantiene un alto grado de integración socioeconómica.1

En 1940 se reconoció la existencia de 5 zonas metropolitanas. El número no ha dejado de aumentar de acuerdo con diversas fuentes y autores, hasta alcanzar 56 en el país para 2005.

Las zonas metropolitanas concentran 56 por ciento de la población, representan 79 por ciento de la población urbana y 75 por ciento del producto interno bruto nacional. Por tanto, el perfil demográfico y económico de México ha cambiado hacia un carácter predominantemente urbano y particularmente metropolitano.

La delimitación de las zonas metropolitas es llevada a cabo por un grupo interinstitucional integrado por la Sedesol, el Inegi y el Conapo, que considera como criterios que la población sea superior a 50 mil habitantes. Otro es el criterio de conurbación: unión física entre las localidades de dos o más municipios.

Ése es uno de los principales criterios en que se sustentan las delimitaciones, las cuales se complementan con los de integración funcional y carácter urbano, cuyos indicadores y parámetros específicos varían.

Actualmente, Guanajuato cuenta con cuatro zonas metropolitanas: León, que comprende la participación de cinco municipios vecinos; Uriangato-Moroleón; Pénjamo-La Piedad; y Laja-Bajío, que abarca nueve municipios, entre ellos Celaya.

En mayo del año pasado, el todavía gobernador, Juan Manuel Oliva Ramírez, y los presidentes municipales hasta ese entonces firmaron el convenio de constitución de la zona metropolitana Irapuato-Salamanca, reconocida con tal carácter en el Programa Nacional de Desarrollo Urbano y Ordenación del Territorio vigente.

Con esos instrumentos se pretende impulsar el bienestar general y el desarrollo urbano, y potenciar el desarrollo económico de esas ciudades, favoreciendo a los 786 mil habitantes de ambas.

La constitución de esta zona metropolitana cumple los requisitos marcados por el grupo interinstitucional y pretende alcanzar altos estándares de calidad de vida a través de la definición conjunta de políticas públicas en áreas como desarrollo social, seguridad pública, economía y ambiente privilegiando la conservación y el mejoramiento del ambiente, así como la movilidad no motorizada y el transporte público de calidad.

Irapuato cuenta con una población total de 529 mil 440 habitantes, de acuerdo con el último Censo de Población y Vivienda, realizado por el Inegi en 2010.2 Se encuentra limitado al este con Salamanca, de 270 mil 732 habitantes. El promedio de densidad media urbana de ambas ciudades es de 58 habitantes por hectárea.

En cuanto a extensión territorial, en conjunto ocupan 5.28 del territorio de Guanajuato, y hay una distancia entre las dos ciudades de 8.4 kilómetros, presentando desarrollos inmobiliarios e industriales entre ambas localidades.

Como se mencionó, uno de los principales criterios que considera el grupo interinstitucional para delimitar una zona metropolitana es que la población sea superior a 50 mil habitantes, ampliamente superado por esos municipios, igual que el de conurbación, integración funcional y carácter urbano.

Adicionalmente, los municipios tienen un porcentaje de población económicamente activa ocupada en actividades industriales, comerciales y de servicios superior o igual a 75 por ciento.

Ambos municipios representan un importante polo de desarrollo económico y social, integrándose en 3 de los 7 corredores económicos del estado, dato que resalta la ubicación estratégica y la dinámica económica. Además, la población crece rápidamente, con una tasa de 1.73 por ciento anual, que supera el promedio nacional, de 1.4.

Por tanto, esta iniciativa aprovecha las capacidades competitivas y la vocación socioeconómica con visión de desarrollo regional de forma equilibrada y complementaria.

De constituirse la zona metropolitana podrá contarse con una política de desarrollo sustentable que considere lineamientos de uso de suelo y construcción de vivienda con criterios incluyentes que atiendan preferente a los grupos sociales en situación de pobreza y protejan el ambiente. Además, permitirá implantar mecanismos de financiamiento para la construcción de infraestructura, el equipamiento y el mejoramiento urbano, así como hacer más eficiente el ordenamiento del territorio que contenga la dispersión urbana y aumente la densificación de ambas ciudades.

En virtud de lo anterior es necesario integrar Irapuato y Salamanca al Atlas Nacional de Zonas Metropolitanas y potenciar así su desarrollo, contribuyendo a tener ciudades abiertas e integradas que constituyan espacios públicos seguros, activos y de alta calidad, así como generar una imagen urbana ordenada y sustentada en lineamientos de diseño urbano que fomenten los conceptos de identidad y patrimonio.

Con todas las ventajas esbozadas, la zona podrá ser beneficiada por las asignaciones del Fondo Metropolitano, cuyos recursos están destinados a gastos de inversión con efecto directo también en inversión privada, lo que contribuye a cubrir la demanda de bienes y servicios y generar empleos indirectos sin ejecutar gasto corriente. Asimismo, los municipios estarán sujetos a la planificación metropolitana producto de la coordinación de éstos entre sí y con el estado.

Exhortamos al grupo interinstitucional formado por la Sedesol, el Inegi y el Conapo a aprobar la integración de Irapuato y Salamanca al Atlas Nacional de Zonas Metropolitanas, pues cumplen los requisitos de dicha instancia.

Por lo expuesto y fundado se somete a consideración del pleno el siguiente

Punto de Acuerdo

Único. Se exhorta al gobierno federal a realizar por la Secretaría de Desarrollo Social, el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática y el Consejo Nacional de Población, como parte del grupo interinstitucional que realiza la delimitación de las zonas metropolitanas, los estudios técnicos a que haya lugar para que en caso de que se cumplan los requisitos necesarios, se establezcan como zona metropolitana Irapuato y Salamanca, Guanajuato.

Notas

1 Sedesol, Conapo, Inegi. Delimitación de las zonas metropolitanas de México 2005.

2 Inegi. Censo de Población y Vivienda 2010.

Palacio Legislativo de San Lázaro, a 15 de noviembre de 2012.

Diputado Genaro Carreño Muro (rúbrica)