Iniciativa

Que reforma y adiciona diversas disposiciones de las Leyes General de Salud, del Seguro Social, y Federal del Trabajo, a cargo del diputado Herón Agustín Escobar García, del Grupo Parlamentario del PT

El suscrito, Herón Agustín Escobar García, integrante del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo en la LXI Legislatura del honorable Congreso de la Unión, con fundamento en lo dispuesto en el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, así como por los artículos 55, fracción II, 56 y 62 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, somete a la consideración de este Pleno, la presente iniciativa con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversos artículos de la Ley General de Salud, de la Ley del Seguro Social, así como de la Ley Federal del Trabajo, bajo la siguiente

Exposición de Motivos

México cuenta con un gran número de trabajadores con jornadas de más de 48 horas a la semana, en condiciones de suma presión e incluso de hostigamiento, contexto muy recurrente en las diferentes áreas de trabajo de nuestro país, además de no ser normado por la Organización Internacional del Trabajo.

No obstante, hemos de decir que dentro de las proyecciones para 2010, habrá un estimado poco más de los 51 millones de trabajadores en la nación, según datos del Consejo Nacional de Población.

En este orden de ideas, la situación de vulnerabilidad por la que atraviesa la sociedad trabajadora, es preocupante, puesto que siguen siendo transgredidos sus derechos laborales, bajo la premisa de salvaguardar los intereses de los empresarios capitalistas.

Generalmente antes que sean sancionados los malos tratos y las injusticias laborales cometidas por los empresarios en el país, los trabajadores son despedidos o mortificados en sus propios espacios de trabajo.

Habitualmente encontramos que las exigencias más recurrentes de los patrones se basan en alcanzar un máximo de productividad para así obtener niveles elevados de rentabilidad.

Las presiones hacia los trabajadores son en especial: la exigencia para su máximo desempeño físico e intelectual, el aprovechamiento máximo de los horarios, en detrimento del tiempo para uso personal en su alimentación, sus descansos obligatorios, la atención a sus enfermedades físicas y emocionales ocasionadas por las presiones en sus trabajos y el estrés, etcétera.

Irónicamente esto es una realidad, ya que día con día somos testigos de las quejas y maltratos que sufren los trabajadores por parte de los dueños de las empresas.

Quejas que tienen que ver con la violación a sus contratos de trabajo que incluyen: falta de pago de sus prestaciones, imposición de jornadas excesivas de trabajo y acoso. Ante tanta presión sufren enfermedades físicas y emocionales.

La perspectiva más común para describir las relaciones entre el medio ambiente psicológico laboral y la salud de los trabajadores, se ha caracterizado precisamente a través del concepto de estrés, tanto para los países en desarrollo, como en las naciones industrializadas.

En los dos casos, el medio ambiente de trabajo, y el estilo de vida del propio trabajador, provocan factores psicológicos y sociales negativos. Por ello la importancia de atender estos graves problemas desde el punto de vista legislativo, de tal modo que, tales esfuerzos deben atender tanto los aspectos fisiológicos y psicológicos de la persona trabajadora, como también los efectos de los modos de producción y sus relaciones laborales.

El estrés, y como consecuencia de entre muchas, la depresión, son enfermedades originadas por las constantes presiones ejercidas de más, hacia los trabajadores por parte de sus patrones.

En este sentido, las exigencias y características del trabajo que en los empleados pueden desencadenar estrés, son: la sobrecarga de trabajo, la inseguridad de utilización de habilidades, el ritmo de trabajo, la inseguridad acerca de de la temporalidad del trabajo, bajos salarios, actividades no concordantes con la capacidad profesional del trabajador, así como la relación del tipo de actividades exigidas con la dedicación de actividades, entre otros.

Esta enfermedad, en sí se refiere a un “proceso en el que las demandas ambientales comprometen o superan la capacidad adaptativa de un organismo, dando lugar a cambios biológicos y psicológicos que pueden situar a las personas en riesgo de enfermedad.”1

Por tanto, siguiendo estos argumentos, el estrés sufrido por los trabajadores al interior de sus actividades laborales, son doblemente riesgosas debido a que no solo se obtiene la enfermedad, sino también, una incertidumbre por no conseguir curación definitiva por mantenerse esclavizados en sus lugares de trabajo.

Clínicamente se ha comprobado que la depresión afecta a un millón de personas en nuestro país y que ésta, ocasiona una o varias discapacidades en el individuo, al mismo tiempo que se sitúa actualmente en la enfermedad de salud pública ocupando el cuarto lugar en la nación.

Al respecto, “la depresión es una enfermedad caracterizada por la presencia de ideas de minusvalía o sentimientos de tristeza, persistentes y continuos, inseguridad marcada y falta de reactividad a estímulos saludables.”2

En el aspecto laboral, una persona cualquiera puede padecer de ella, pero el riesgo de aumentarla crece sobre todo, cuando se someten a estrés o tensión intensos en ambientes para el desempeño de actividades diarias como la escuela, el hogar o el trabajo.

Hoy en día, la población en general es propensa a adquirir alguna enfermedad ocasionada por el estrés, sin embargo, las consecuencias pueden llegar a ser incluso fatales si no se atiende a tiempo este problema de salud a nivel nacional.

No podemos pasar por alto que a pesar de que la medicina en nuestro país ya tiene opciones que controlan estos males, aún no se han considerado las medidas necesarias para evitar la aparición de esta enfermedad.

No obstante de conocer lo demasiado caro que es la instrumentación, la medicina y las terapias utilizadas en las tareas de curación de la ansiedad, de depresión, de angustia, de desesperación y de estrés entre otras, no podemos soslayar la posibilidad de implementar programas para evitar, tratar y erradicar estos males.

Las actuales tendencias en la promoción de la seguridad e higiene en el trabajo en México, deben incluir no solamente los riesgos físicos, químicos y biológicos de los ambientes laborales, sino también los múltiples y diversos factores psicosociales inherentes a la empresa y la manera como influyen en el bienestar físico y mental del trabajador.

Ante esto, por un lado lo ideal es crear en los centros de trabajo espacios de atención terapéutica que sirvan tanto para brindar orientación y apoyo psicológico al trabajador, como para corregir aquellos elementos anómalos que existan en la empresa.

Por otra parte, para la atención clínica de los trabajadores es indispensable crear las condiciones legales que lo protejan, es decir, considerando que para el tratamiento de una enfermedad relacionada al estrés se prescribe un tratamiento acompañado de descanso, de éste en particular, entre muchas más prescripciones, es del que debemos trabajar para regularizarlo.

Debemos también pensar en que si existe un equilibrio entre las condiciones de trabajo y el factor humano, el trabajo puede crear sentimientos que generan confianza en el mismo trabajador, aumentando así su motivación, su capacidad de trabajo y su mejora de la calidad de vida.

Sin duda alguna, el trabajo armónico influirá positivamente en el trabajador, en su desarrollo profesional, personal y social.

Esto, no sólo repercutirá en el mejoramiento del bienestar de los trabajadores, sino también, en la optimización de los recursos humanos traducidos en el mejor funcionamiento de las empresas en todos sus niveles.

Por el contrario, si persiste un desequilibrio entre las exigencias del modelo de trabajo por una parte, y las necesidades y aptitudes del trabajador por otra, se puede generar una mala adaptación y pueden presentarse respuestas patológicas de tipo emocional, fisiológico y de comportamiento.

En este sentido, debemos tratar de potenciar todos los efectos positivos que se relacionen con el trabajo, para así poder inducir en la salud del trabajador y tratar de eliminar, reducir o controlar aquellos esquemas de salud que puedan ser negativos.

Por lo tanto, una de las labores prioritarias contra el estrés laboral, es la modificación de ciertos aspectos de organización para las prácticas laborales entre los empleados y la parte patronal, todo ello apegado a las normas de salud que se refieran a este tema.

Por lo anteriormente expuesto, sometemos a la consideración de este Pleno, la presente iniciativa con proyecto de

Decreto que reforma y adiciona diversos artículos de La Ley General de Salud, de la Ley del Seguro Social, así como de la Ley Federal del Trabajo

Para quedar como sigue:

Artículo Primero. Se reforma: El artículo 76. Se adicionan: una fracción sexta al artículo 27, pasando la actual fracción VI, a ser la fracción VII, y las demás corriéndose en su orden; un párrafo tercero al artículo 35; la fracción III, al artículo 73, pasando la actual fracción III a ser la fracción IV, y las demás corriéndose en su orden; una fracción III al artículo 74; la fracción IV al artículo 111, pasando la actual fracción IV a ser la fracción V, y las demás corriéndose en su orden; una fracción IV al artículo 129; un Título Décimo Segundo, pasando el actual Título Décimo Segundo, a ser el Décimo Tercero, y lo demás corriéndose en su respectivo orden; todos de la Ley General de Salud, para quedar como sigue:

Artículo 27. ...

VI. La prevención y la atención médica a situaciones de estrés en el paciente trabajador, procurando evitar en lo conducente originar enfermedades fisiológicas o psicológicas, músculo-esqueléticas, neurológicas, psiquiátricas, o anímicas.

Artículo 35. ...

...

Son servicios especiales de atención psicológica contra los agentes estresantes para la población trabajadora, los que se presten en los centros de trabajo y que así los requieran en el momento de usar los servicios. Los derechohabientes de las instituciones de seguridad social podrán acceder a tales servicios en los términos de los convenios que al efecto se suscriban entre la institución que brinde la seguridad social y el centro de trabajo en cada caso y de conformidad con las disposiciones aplicables.

Artículo 73. ...

III. La aplicación de programas que busquen la prevención y el control de los diversos agentes estresantes en los centros de trabajo, con la finalidad de evitar que la población trabajadora adquiera alguno de estos males.

Artículo 74. ...

III. La organización, supervisión y operación de los centros de trabajo para la atención de la población trabajadora con cuadros de estrés, así como la orientación del trabajador sobre su malestar.

Artículo 76. La Secretaría de Salud establecerá las normas oficiales mexicanas para que se preste atención a los enfermos mentales que se encuentran en reclusorios o en otras instituciones no especializadas en salud mental, así como a la población trabajadora con la sintomatología de estrés en sus centros de trabajo correspondiente.

Artículo 111. ...

IV. El buen estado de salud anímica, con la finalidad de evitar el estrés laboral.

Artículo 129. ...

IV. Determinar los límites permisibles de exposición de un trabajador, frente a las condiciones que generen estrés laboral y provoquen el desarrollo subsecuente de otras enfermedades de carácter fisiológicas o psicológicas, músculo-esqueléticas, neurológicas, psiquiátricas, de estrés ó anímicas.

Título Décimo Segundo
Programa contra el estrés laboral

Capítulo I

Artículo 194. Para efectos de este título, se entiende por programa contra el estrés laboral, el conjunto de acciones de orientación, educación, muestreo, verificación y en su caso, aplicación de medidas de seguridad y sanciones, que ejerce la Secretaría de Salud con la participación de los propietarios de empresas y cualquier otro centro de trabajo, con base a lo que establecen las normas oficiales mexicanas y otras disposiciones aplicables.

El ejercicio del programa Contra el Estrés laboral, será aplicable al:

I. Elaboración de un diagnóstico de la problemática originada en el centro de trabajo para poder atender al empleado.

II. El tratamiento de dicha problemática dirigida a erradicar el estrés en el trabajador, posteriormente, corregir el origen del problema en el centro de trabajo, bajo supervisión de la Secretaria de Salud.

Artículo Segundo. Se reforman: El párrafo primero del artículo 42; el artículo 43; el segundo párrafo del artículo 80; la fracción II, del artículo 89 y el artículo 110. Se adiciona: Una fracción IV al artículo 83; todos de la Ley del Seguro Social, para quedar como sigue:

Artículo 42. Se considera accidente de trabajo toda lesión orgánica, mental, anímica o de perturbación funcional, de estrés, inmediata o posterior; o la muerte, producida repentinamente en ejercicio, o con motivo del trabajo, cualquiera que sea el lugar y el tiempo en que dicho trabajo se preste.

Artículo 43. Enfermedad de trabajo es todo estado patológico ya sea fisiológico, psicológicas, músculo-esquelético, neurológico, psiquiátrico, de estrés o anímico; derivado de la acción continuada de una causa que tenga su origen o motivo en el trabajo, o en el medio en que el trabajador se vea obligado a prestar sus servicios. En todo caso, serán enfermedades de trabajo las consignadas en la Ley Federal del Trabajo.

Artículo 80. ...

En especial, el instituto establecerá programas para promover y apoyar la aplicación de acciones preventivas de riesgos de trabajo en las empresas que sean integradas hasta por lo menos veinte trabajadores.

Artículo 83. ...

IV. Facilitar un espacio físico suficiente para dar tratamiento terapéutico al trabajador afectado por estrés, así como colaborar en el ámbito de su empresa dando las facilidades para erradicar el problema o agente estresante a través de terapias psicológicas supervisadas por personal especializado del Instituto, y adoptar las normas sobre prevención de dicho problema en su centro de trabajo.

Artículo 89. ...

I. ...

II. Indirectamente, en virtud de convenios con otros organismos públicos o particulares, para que se encarguen de impartir los servicios del ramo de enfermedades varias, incluyendo la maternidad, y las psicológicas relacionadas con el estrés laboral, y proporcionar las prestaciones en especie y subsidios del ramo de riesgos de trabajo, siempre bajo la vigilancia y responsabilidad del Instituto. Los convenios fijarán el plazo de su vigencia, la amplitud del servicio subrogado, los pagos que deban hacerse, la forma de cubrirlos y las causas y procedimientos de terminación, así como las demás condiciones pertinentes;

Artículo 110. Con el propósito de proteger la salud y prevenir las enfermedades y la discapacidad, los servicios de medicina preventiva del instituto llevarán a cabo programas de difusión para la salud, prevención y rehabilitación de la discapacidad, estudios epidemiológicos, producción de inmunobiológicos, inmunizaciones, campañas sanitarias, programas contra el estrés, en particular, aquellos relacionados con las actividades laborales en los centros de trabajo de nuestro país, y otros programas especiales enfocados a resolver problemas médico-sociales.

Artículo Tercero. Se reforman: Las fracciones XVI y XVII del artículo 132. Se adicionan: Una fracción II al artículo 133, pasando la actual fracción II, a ser la fracción III, y las demás corriéndose en su orden; un numeral 162 al artículo 513; un numeral 406 al artículo 514, pasando el actual numeral 406, a ser el numeral 407, y los demás corriéndose en su orden; y una fracción II al artículo 523, pasando la actual fracción II, a ser la fracción III, y las demás corriéndose en su orden; todos de la Ley Federal del Trabajo, para quedar como sigue:

Artículo 132. ...

XVI. Instalar, de acuerdo con los principios de seguridad e higiene, las fábricas, talleres, oficinas y demás lugares en que deban ejecutarse las labores, para prevenir riesgos de trabajo y perjuicios al trabajador, así como instalar los espacios físicos suficientes para dar tratamiento terapéutico al trabajador afectado por estrés, adoptar las medidas necesarias para evitar que los contaminantes excedan los máximos permitidos en los reglamentos e instructivos que expidan las autoridades competentes. Para estos efectos, deberán modificar, en su caso, las instalaciones en los términos que señalen las propias autoridades;

XVII. Cumplir las disposiciones de seguridad e higiene y capacitación que fijen las leyes y los reglamentos para prevenir los accidentes y enfermedades, incluyendo aquellas psicológicas relacionadas con el estrés laboral, en los centros de trabajo y, en general, en los lugares en que deban ejecutarse las labores; y, disponer en todo tiempo de los medicamentos y materiales de curación indispensables que señalen los instructivos que se expidan, para que se presten oportuna y eficazmente los primeros auxilios; debiendo dar, desde luego, aviso a la autoridad competente de cada accidente que ocurra;

Artículo 133. ...

II. Negarse a reconocer que existen problemas de relación obrero-patronales, y que de existirlos, influyan en la generación de estrés en los trabajadores contratados para su empresa;

Artículo 513. ...

162. Estrés, a todo trabajador que por condiciones extremas de presión, angustia, ansiedad y otras que son características de contraer tal enfermedad.

Artículo 514. ...

406. Por perturbación mental, psicológica, psiquiátrica, fisiológica, músculo-esquelética, neurológica o anímica generada por estrés.

Artículo 523. ...

II. A la Secretaría de Salud.

Transitorios

Primero. Las presentes reformas y adiciones contenidas en el presente decreto, entrarán en vigor el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Segundo. Se derogan todas aquellas disposiciones que se opongan al presente decreto.

Notas

1 Guía para la prevención de riesgos laborales, en: Unión General de Trabajadores. Editorial Consuldis. España, 2001.

2 Documents and Settings\Usuario\Mis documentos\Stress Laboral

Dado en el Palacio Legislativo de San Lázaro, a los ocho días de diciembre de 2009.

Diputado Herón Agustín Escobar García (rúbrica)