El presidente diputado Porfirio Muñoz Ledo: Gracias. Tiene la palabra la diputada Carmen Julia Prudencia González, del Movimiento Ciudadano.

La diputada Carmen Julia Prudencio González: Con su venia, señor presidente. El día de hoy se llevó a cabo la declaratoria de reforma constitucional que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, en materia de Guardia Nacional.

Esta legislatura consideró que la creación de la Guardia Nacional era un asunto de la máxima trascendencia y actuó en consecuencia, por lo que es un hecho que el Congreso de la Unión cumplió con sus responsabilidades y realizó los cambios constitucionales que el México de hoy demanda en materia de seguridad pública.

Desde esta tribuna reconocemos el esfuerzo y solidaridad de los Congresos estatales para este fin. El proceso para que esto sucediera no fue fácil y requirió de la participación de todos los interesados para redactar propuestas consensadas a partir de opiniones, comentarios y aportaciones.

Lo que hoy acontecerá es el resultado de intercambio de ideas, de la tolerancia, del retroceder para avanzar, del reconocimiento de imprecisiones y de la correlación corrección de objetivos. Podemos sentirnos orgullosos de ello y saber que el diálogo respetuoso dio frutos.

Hoy podemos reconocer que se sentaron las bases para el ejercicio participativo de Parlamento abierto, para la discusión de iniciativas y la construcción de alternativas viables y eficientes. Pero no debemos dejar de lado que esto se debió a la iniciativa de organizaciones de la sociedad civil, de la comunidad académica y de medios de comunicación, entre otros.

Debemos dejar en claro que la Guardia Nacional es un instrumento jurídico de represión del delito emergente, que surge como una de las alternativas para contener el grave problema de violencia que está viviendo nuestro país.

La Guardia Nacional es parte de una estrategia federal que tiene como objetivo la contención del delito y así, el Estado cumpla con la función de garantizar la seguridad de las personas en su integridad física, libertades en sus posiciones.

No basta, por eso no basta la reforma constitucional. Es importante además que se promulguen la Ley de la Guardia Nacional, la Ley Nacional de Uso de Fuerzas y la Ley Nacional de Registro de Detenciones, que este Poder de Estado en un corto plazo redactará.

Es necesario la función de coordinación que la Guardia Nacional tendrá con la procuración de justicia para que este cuerpo operativo contribuya con el Ministerio Público, proporcionando elementos de investigación necesarios para evitar la impunidad. De lo contrario, eventualmente tendremos una Guardia Nacional que solo proporcionará percepción de seguridad, inhibirá la presencia del delito y, en el mejor de los casos, desplazará el delito de una región a otra, pero no contribuirá en gran medida para que los delincuentes sean sancionados conforme a la ley.

A su vez, es de vital importancia fortalecer el sentimiento de pertenencia en los elementos que integran la Guardia Nacional, ya que estos tienen que ser de comunidades y regiones cercanas de donde operan, tomando en cuenta que el arraigo territorial es la clave para generar procesos de proximidad ciudadana y sentido de pertenencia con la comunidad.

Sabemos que la Guardia Nacional va a ser una institución de seguridad pública, por lo tanto, es nuestro deber incorporar a las leyes reglamentarias correspondientes que todos sus elementos tienen que pasar por los procesos de control de confianza.

Lo anterior, debido a que al aludir este mecanismo perturbará el modelo nacional de certificación, evaluación y acreditación, lo que traería con ello negativo precedente a reclutar sin mayores filtros.

La expectativa de los ciudadanos, que los ciudadanos tienen acerca de este cuerpo operativo de seguridad, es que contribuya con la prevención de la delincuencia común y de alto impacto, por eso es necesario que los integrantes de la Guardia Nacional estén capacitados en el sistema de justicia penal, para que tengan una adecuada coordinación con las áreas de procuración de justicia.

Por lo tanto, deben contar con los conocimientos necesarios para estar a la par de este proceso del nuevo sistema y llenar informes de policía homologados y ser primer respondiente en los procesos.

Otro aspecto importante es el fortalecimiento de los cuerpos policiales, para ello se debe desarrollar de forma paralela una estructura de capacitación y fortalecimiento de las policías, tomando en cuenta que la Guardia Nacional es solo una medida transitoria.

La tarea que tenemos como Congreso en los próximos días es titánica y de gran responsabilidad, la cual nos exhorta a encontrar los acuerdos necesarios a través de invitar nuevamente a la ciudadanía, a la academia, a los expertos, a actores de los tres órdenes de gobierno, ya que en nuestras manos recae expedir las leyes secundarias.

Es necesario destacar que la Guardia Nacional debe ser parte de una estrategia nacional, que tenga como objetivo atender las causas que generan el delito, así como los factores por los cuales las personas son víctimas o victimarios. Más es necesario que el gobierno federal publique a la brevedad el Programa Nacional de Seguridad Pública que establezca un diagnóstico, alineación de metas nacionales, objetivos, estrategias y líneas de acción, así como indicadores...

El presidente diputado Porfirio Muñoz Ledo: Diputada, el tiempo se le ha agotado.

La diputada Carmen Julia Prudencio González: Concluyo, presidente. Se dice que si se quiere llegar rápido se debe trabajar solo, si se desea llegar lejos se debe trabajar en equipo. Esperemos en Movimiento Ciudadano que el Congreso en un futuro llegue lejos. Gracias, presidente.