El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: El siguiente punto del orden del día es la discusión del dictamen de la Comisión de Gobernación y Población, con proyecto de decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones de la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles. Tiene la palabra la diputada Ana Laura Bernal Camarena, hasta por cinco minutos.

La diputada Ana Laura Bernal Camarena: Gracias. Con su permiso Presidencia. Buenas tardes. Primeramente, quiero felicitar a todos los niños y niñas de nuestro país, y quiero mandarles un beso a tres pequeños traviesos niños sonorenses, Ian, Mía y Alí. Recuerden siempre seguir soñando con sus ojos abiertos.

Compañeras y compañeros diputados, el 20 de noviembre recordemos las batallas y el dolor que se vivieron en la Revolución Mexicana para dar paso a la transformación social, económica y política que fomenta la paz, el desarrollo y la libertad y el orden. Pero, sobre todo, la fortaleza de la sociedad mexicana.

El esfuerzo realizado por los legisladores en este dictamen, tanto de la Comisión de Gobernación y Población, como en la Comisión del Deporte, así como mis compañeros del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, tiene sustento la trascendencia de la Revolución Mexicana que duró 7 años amargos, de 1910 a 1917, con un objetivo común: el obtener garantía legal de los derechos sociales y políticos, bandera de los ataques armados generados en las regiones de México.

El resultado fue el más grande y vigente de nuestro país, que es la Constitución de 1917. Sin embargo, el dolor por la pérdida de vidas continúa en nuestro recuerdo. En razón de ello, buscamos la unión social por medio de la fiesta cívica y deportiva. Fue así que en 1929 se organizó el primer desfile deportivo-militar.

Tiempo después el Senado, en 1936, convirtió el 20 de noviembre en festejo nacional, reforzando la identidad mexicana. Y para 1941 se formalizó la celebración con la asistencia del presidente de la República, fomentando la afinidad, ya que en 1975 se crea la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles, instituyendo el Premio Nacional del Deporte en el mismo día del festejo del inicio de la Revolución Mexicana, con el objeto de regular el reconocimiento público por parte del Estado a aquellas personas que por su conducta, actos u obras se hicieron merecedores de tan honorable distinción, como fiel reflejo de su contribución deportiva, dando valor y grandeza a la nación.

Por lo que el Premio Nacional de Deportes se estableció para el campo de la actuación destacada en alguna rama del deporte y el campo de fomento, protección o el impulso a la práctica de los deportes, pero excluyendo expresamente de estos premios a quienes realizan sus actividades con carácter profesional o por lucro, se consideró adecuado que estos premios solo pudieran otorgarse a candidatos propuestos por federaciones y asociaciones registradas de la Confederación Deportiva Mexicana o por los responsables de la información deportiva difundida por la prensa, radio o televisión.

Así transcurrió por muchos años hasta el año 2013, donde se reformó el artículo 63, incorporando un bis que cambió el sentido, porque movió la fecha del 20 de noviembre para ser entregados en el mes de diciembre de cada año y se estableció otro premio denominado al mérito, perdiendo el enlace conmemorativo y cimentación de valores deportivos en nuestra sociedad.

El asunto no es menor, en los últimos años se ha suspendido el evento y existe descoordinación entre autoridades educativas, militares y deportivas. Recientemente, en 2016 y 2017, la fecha de entrega del premio se ha aplazado, entregándose hasta 4 meses después, restando el valor que merece. Al demeritar a los galardonados deportivos lastimamos a tal importante sector social, pero, sobre todo, el recuerdo valioso que une a las familias mexicanas.

Hoy agradezco a la presidenta de la Comisión de Gobernacion y Población, diputada Rocío Barrera Badillo, y a las y los integrantes de la misma, por aprobar la iniciativa que reforma y deroga diversas disposiciones de la Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles, para dejar en manos de ustedes, compañeras y compañeros diputados, el dictamen que valora la conmemoración de la Revolución Mexicana, regresando la entrega del Premio Nacional de Deporte a la fecha auténtica, y unificando los premios, tanto del Premio Nacional como de Mérito Deportivo en un esquema único, con la finalidad de que sea este premio el sobresaliente con siete categorías, que son las siguientes.

El primero, en el deporte no profesional. El número dos, en el deporte profesional. El número tres en el deporte paralímpico. El número cuatro, al entrenador. El número cinco al juez árbitro. El número seis, por la actuación y trayectoria destacada en el deporte mexicano y, por último, el número siete por el fomento a la protección o el impulso de la práctica de los deportes.

Además, se entregará la misma cantidad de numerario como se dispone legalmente, por lo que no se acepta el presupuesto, mucho menos a los premiados. Es así que el Premio Nacional de Deporte sería entregado el 20 de noviembre de cada año, de manos del presidente constitucional de México.

Compañeros legisladores, tienen en sus manos la encomienda de aportar una herramienta jurídico-social que otorga unión y fomento deportivo. Sumemos al cambio transformador que México requiere, una nación de valores, de historia, de infinitas riquezas, pero también de muchos deportistas que dan el máximo esfuerzo para dar orgullo nacional en todas las competencias donde nos representan.

El Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo impulsa a todos los deportistas y toda acción que beneficie a las y a los mexicanos. Honor a quien honor merece. Con la aprobación del dictamen estaremos mandando una señal positiva a todos los deportistas del país y regresaremos la entrega del premio a la fecha histórica que nunca debió cambiar. Es cuanto. Muchas gracias.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Muchas gracias, diputada. Consulte la Secretaría, en votación económica, si se encuentra suficientemente discutido en lo general y en lo particular.

La secretaria diputada Karla Yuritzi Almazán Burgos: Sí, señor presidente. Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica, se consulta a la asamblea si el dictamen se encuentra suficientemente discutido en lo general y en lo particular. Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Gracias. Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Mayoría por la afirmativa, presidente.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Suficientemente discutido en lo general y en lo particular.