La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Continuamos con los acuerdos de los órganos de gobierno. Se recibió un acuerdo de la Junta de Coordinación Política por el que se exhorta a implementar acciones contundentes para terminar con la violencia feminicida en el país. Pido a la Secretaría dar lectura a los resolutivos.

La secretaria diputada Karla Yuritzi Almazán Burgos: Acuerdo.

Primero. La Cámara de Diputados del honorable Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a las autoridades de los tres órdenes de gobierno, para que en el ámbito de sus respectivas competencias implementen acciones contundentes, eficaces y efectivas, conducentes a terminar con la violencia feminicida ejercida contra las niñas y mujeres del país.

Asimismo, exhorta a la Secretaría de Gobernación federal para que le informe sobre el diagnóstico nacional sobre todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas, y otros estudios complementarios para la elaboración de políticas gubernamentales en materia de prevención, atención y sanción y erradicación de violencia contra las mujeres.

Segundo. La Cámara de Diputados del honorable Congreso de la Unión exhorta respetuosamente a las autoridades de seguridad y procuración de justicia de las 32 entidades federativas, en particular las que se encuentran con declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, para que informen sobre la situación de violencia de género y feminicidios, así como las acciones, protocolos, estrategias y resultados en materia de erradicación de la violencia contra las mujeres, la prevención, persecución y castigo de los feminicidios, así como las garantías de no repetición para las mujeres y niñas.

Firman todos los integrantes de la Junta de Coordinación Política. Es cuanto, señora presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. Se han registrado para hablar del tema los grupos parlamentarios, quienes tendrán el uso de la palabra hasta por cinco minutos. Tiene la palabra la diputada Leticia Mariana Gómez Ordaz, del Partido Verde Ecologista.

La diputada Leticia Mariana Gómez Ordaz: Con la venia de la Presidencia. El feminicidio es una emergencia nacional, basta leer la prensa o escuchar las noticias para comprobar que la violencia en contra de las mujeres va en aumento.

En todos los estados de la República diariamente se tiene conocimiento de al menos un nuevo caso de violencia de género que logra conmocionarnos hasta las fibras más sensibles.

Las mujeres estamos viviendo un clima de inseguridad como nunca antes se había visto. Sentimos miedo, miedo por nosotras, miedo por nuestros familiares, por nuestras hijas. Miedo de que cada vez que nos despedimos pueda ser la última vez que lleguemos a vernos con vida.

Para el Partido Verde, así como para todas las mexicanas y mexicanos, el tema de la violencia contra las mujeres es una tragedia que nos preocupa y nos ocupa de manera clara y específica.

Las cifras son extremadamente preocupantes. De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, en México nueve mujeres son asesinadas cada día, rebasando las cifras de otros países de Latinoamérica. Al menos 6 de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún episodio de violencia a lo largo de su vida, y un 42 por ciento ha sido víctima de violencia sexual. Lo que significa que el miedo que sentimos es justificado, pues niñas, mujeres, jóvenes, adultas y de edades avanzadas vivimos en un riesgo constante de sufrir algún tipo de violencia. Prácticamente todas las mexicanas en algún momento hemos sido víctimas de violencia, o hemos experimentado una amenaza por el simple hecho de ser mujeres.

Los asesinatos de mujeres y niñas, perpetrados por razones de género son la expresión extrema de la violencia que se comete en nuestra contra. Lamentablemente una constante de estos feminicidios es la brutalidad y la impunidad que los acompaña.

Los feminicidios constituyen la negación del derecho a la vida y de su integridad, y el que no se castigue con todo el peso de la ley, manda una señal a los perpetradores de que estas agresiones son toleradas socialmente.

De acuerdo con el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, entre enero y junio de 2017, 800 mujeres fueron asesinadas en 3 estados en todo México, de cuyas muertes solo el 49 por ciento se investigó como feminicidio.

Las mujeres hemos aprendido a sobrevivir, a ser parte de lo cotidiano, el uso de aplicaciones, de redes sociales, de la tecnología para ayudarnos unas a otras de estar a salvo, cuando lo que debería estar sucediendo en realidad es que se implemente una estrategia integral para erradicar el problema de fondo.

No somos nosotras quienes deberíamos adaptarnos a vivir en un peligro, son los delincuentes los que deben entender que existe una política de cero tolerancia contra la violencia de género.

Desde nuestra bancada reconocemos la determinación y valentía de activistas y movimientos defensores de las sobrevivientes de violencia y nos sumamos al llamado realizado a todas las autoridades para que las estrategias que se implementen, a fin de erradicar la violencia contra las mujeres sea integral.

La violencia contra las mujeres no es normal ni tolerable. Garantizar los derechos humanos de las mujeres y las niñas es trabajo de todos y de todas. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias, diputada. En el orden de la palabra tiene... Perdón, la diputada María Guadalupe Almaguer Pardo, continúa en la lista de oradores.

La diputada Ma. Guadalupe Almaguer Pardo: Con su permiso, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Ma. Guadalupe Almaguer Pardo: Según datos oficiales se tienen registrados en lo que va del 2018, del 2018 a la fecha, perdón, alrededor de 500 asesinatos de mujeres en violencia feminicida. Y según datos de algunas organizaciones de la sociedad civil, entre 2014 y 2017 van 8 mil 904 mujeres asesinadas en México. Sin embargo, solo un 30 por ciento de los casos fue investigado bajo los protocolos del feminicidio y las investigaciones carecen de diligencias básicas que permitan identificar a los agresores, situación que lleva a que los casos queden en la impunidad.

Hace casi 10 años que las diputadas que integraron la LX Legislatura lograron la incorporación de la perspectiva de género en el presupuesto federal 2008 y lo que ahora se conoce como Anexo 13.

Estas mismas diputadas lograron transformar dos leyes fundamentales, como la Ley General para la Igualdad entre Hombres y Mujeres, en el 2006, y la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, a lo que se debió haber traducido en acciones concretas para reducir las brechas de género, promover, atender y erradicar la violencia contra las mujeres y fortalecer la perspectiva de género.

Hay serias deficiencias en los mecanismos de prevención, atención y erradicación de la violencia contra las mujeres en el ámbito estatal, municipal y nacional, que es justamente donde se requieren fortalecer las acciones en favor del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. Agregado, en donde no hay claridad ni aplicación correcta de los recursos, teniendo como consecuencia a estas deficiencias el incremento a la violencia hacia las mujeres y el lamentable aumento de feminicidios contra menores de edad: niñas.

El Grupo Parlamentario del PRD votaremos, por supuesto, a favor de este punto de acuerdo, en el que se solicita a nuestras autoridades competentes conocer y resolver esta problemática en las 32entidades federativas, y se realicen todo tipo de acciones necesarias para erradicar las violencias contra las mujeres y las niñas.

El Grupo Parlamentario del PRD, en el compromiso que le ha caracterizado también en cuestiones de igualdad de género, estaremos exigiendo se garanticen las acciones, protocolos, estrategias y resultados en materia de la erradicación de las violencias contra las mujeres. Que se aplique la prevención, persecución y castigo a los feminicidas, así como las garantías de no repetición para que las mujeres y las niñas defendamos en todo el territorio nacional y hagamos realidad que la vida de las mujeres y las niñas debe de estar libre de todo tipo de violencias. Es cuanto, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. En el uso de la palabra la diputada Dulce María Méndez de la Luz Dauzón, de Movimiento Ciudadano.

La diputada Dulce María Méndez de la Luz Dauzón: Con su venia, señora presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Dulce María Méndez de la Luz Dauzón: La violencia y la discriminación contra las mujeres constituye una violación a los derechos humanos y es precisamente en ese enfoque con que tiene que investigarse y sancionarse cualquier acto que produzca o pueda producir daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico en las mujeres, incluyendo la amenaza de dichos actos, la coerción o privación arbitraria de la libertad en la vida pública y también en la vida privada.

Los feminicidios en nuestro país, por razones de género, van a la alza. Según datos del Inegi, del 2007 al 2016 fueron asesinadas 22 mil 482 mujeres en las 32 entidades del país: mutiladas, asfixiadas, ahorcadas, degolladas, quemadas, apuñaladas o por impactos de bala.

Se estima que, en México, de los 46.5 millones de mujeres de más de 15 años, 30.7 millones han padecido al menos algún tipo de violencia.

La extensión de la violencia en el país va desde 52.4 por ciento en Chiapas, hasta 79.8 en la Ciudad de México, siendo esta última la más violenta, seguida por el estado de México, Jalisco, Aguas Calientes y Querétaro.

Para hacer frente a la violencia feminicida en el país se han activado 18 mecanismos de alerta de violencia de género en 17 estados de la República, pero esto no ha reportado resultados que favorezcan a la erradicación de la violencia contra las mujeres.

No podemos continuar siendo indiferentes, erradicar esta problemática es una labor urgente para el Estado mexicano. Desde el Poder Legislativo son necesarios los consensos que favorezcan las políticas públicas y de acceso a la justicia, que garanticen a las mujeres una vida libre de cualquier tipo de violencia en cualquier espacio.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, 38 por ciento de los asesinatos de mujeres en el mundo son cometidos por la pareja y en el núcleo familiar. La violencia está en lo cotidiano.

La expresión más cruda y trágica de la violencia de género es la que deriva de los asesinatos de mujeres que provienen en su mayoría de quienes ellas conocen y en quien confían. Otros provienen de extraños o de grupos de la delincuencia organizada para quienes las mujeres son una mercancía.

En todas estas formas de violencia hacia las mujeres el denominador común es una visión, una convicción, una creencia de que las mujeres son personas de menor valor, desiguales, objetos que se usan y se desechan, que pueden ser castigados con infinita crueldad.

En el feminicidio se conjuntan una serie de elementos que lo invisibilizan y disimulan, tales como el silencio, la omisión, la negligencia y la complicidad. Todo ello genera impunidad que no solo niega justicia para las víctimas, sino que además provoca entre las mujeres un sentimiento de desamparo que repercute en un mayor nivel de vulnerabilidad frente a sus agresores. Y en la soc8iedad una convicción de que la muerte violenta de las mujeres, al no merecer atención e investigación de las autoridades, refuerza la desigualdad y la discriminación de que son objeto en la vida diaria.

En el Grupo Parlamentario de diputados de Movimiento Ciudadano lucharemos siempre por erradicar la violencia de género. Basta de miedo, de humillación, de dolor, de silencio. Tenemos derecho a que todos los minutos sean de libertad, de felicidad, de amor, de vida y de plenitud. Nos queremos vivas. Ni una menos. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. En el uso de la palabra la diputada Maribel Martínez Ruiz, del Partido del Trabajo, hasta por cinco minutos.

La diputada Maribel Martínez Ruiz: Con su venia, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Maribel Martínez Ruiz: Diputadas, diputados, cada una de las mujeres violentadas o agredidas de cualquier forma y todos y cada uno de los feminicidios, muertes violentas u homicidios dolosos de mujeres nos duele, nos indigna y nos ocupa, pero cuando las víctimas son niñas y adolescentes el dolor, la indignación, la frustración por no haber podido evitar su sufrimiento, su angustia y su dolor, se multiplica.

Si bien, a escala internacional han existido importantes esfuerzos por sancionar, evitar y erradicar los distintos tipos de violencia contra las mujeres, mismos que se han plasmado básicamente en las recomendaciones de la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y en la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, Belém do Pará, instrumentos que cabe señalar han sido firmados y ratificados por el gobierno mexicano, estos postulados no han sido incorporados a la legislación de nuestro país de manera inminente, y los que sí no han sido ejecutados.

Y miren, en Oaxaca, el pasado 31 de agosto del 18, la Secretaría de Gobernación a través de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres emitió la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres en la entidad y a pesar de haberse instalado el Consejo Estatal para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, el año pasado en septiembre 6, lo cierto es que no se han establecido o al menos no se nos ha dicho cuáles son las acciones concretas que el gobierno del estado de Oaxaca implementará con la finalidad de garantizar la vida de las mujeres y las niñas.

No se han establecido líneas de coordinación con los 570 municipios del estado, ni siquiera con los 40 municipios que fueron incluidos en la declaratoria, mucho menos con las instancias en materia de seguridad y procuración de justicia. Tampoco hemos visto acciones contundentes en ninguno de los gobiernos estatales, ni municipales que impidan que los feminicidios de niñas, adolescentes y mujeres continúen multiplicándose, y más allá de eso, que se cometan cada vez con más saña, a pesar de que más de la mitad de las entidades federativas cuentan con alerta de violencia de género.

Los feminicidios y los casos de violencia contra las mujeres lejos de reducirse van en franco crecimiento, de ahí nuestra preocupación, pero también ocupación, porque más que nadie las niñas, adolescentes y mujeres, son las que viven las más crueles vejaciones y quienes más dificultades tienen para denunciar a quienes las lastiman. Por ello es apremiante que los tres órdenes de gobierno implementen medidas contundentes para prevenir, combatir y sancionar el feminicidio.

Nuevamente desde esta tribuna hago un llamado al gobernador del estado de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, para que de manera inmediata promueva la instalación de los consejos municipales para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres por lo menos de manera inicial en los 40 municipios incluidos en la Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres. Ni una menos. Vivas nos queremos. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. La diputada Olga Patricia Sosa Ruiz, del Partido Encuentro Social, en el uso de la palabra.

La diputada Olga Patricia Sosa Ruiz: Con su permiso, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Olga Patricia Sosa Ruiz: Compañeras diputadas y diputados. Ante la grave situación por la que atraviesa el país en donde ser mujer es sinónimo de riesgo, riesgo a morir por salir a trabajar a la luz del alba o, bien, regresar a sus hogares en un horario nocturno después de una larga jornada de trabajo, en donde da lo mismo si es una niña, una joven o una mujer adulta. Todas son violentadas, ultrajadas y mancilladas.

A nombre del Grupo Parlamentario de Encuentro Social externamos el reconocimiento al trabajo de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión, por la determinación de exhortar a las autoridades de los tres órdenes de gobierno a implementar acciones contundentes para terminar con la pandemia de violencia feminicida ejercida contra niñas, contra mujeres de todo el país.

Es necesario y es urgente que los tres órdenes de gobierno implementen acciones decisivas, eficaces y efectivas, conducentes a terminar con la violencia feminicida, pero además de ello, necesitamos un informe sobre el diagnóstico nacional, sobre todas las formas de violencia contra las mujeres y niñas y otros estudios complementarios para la elaboración de políticas gubernamentales en materia de prevención, en materia de atención, de sanción y de erradicación de la violencia contra las mujeres.

Días atrás, desde los trabajos de la Comisión de Igualdad de Género lo hemos manifestado: es necesario que se informe por parte de las entidades de la República todo lo relativo a las alertas de violencia de género y feminicidios.

Hoy más que nunca, debemos hacer énfasis en un tema que guarda el interés y la preocupación de un país entero. No podemos tolerar ni podemos permitir un feminicidio más.

Vivas nos queremos. Otro México sin violencia feminicida es posible. Hagámoslo nosotras. Es cuanto, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. En el uso de la palabra la diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo, del PRI.

La diputada Ana Lilia Herrera Anzaldo: Gracias, presidenta. La sabiduría popular advierte que del dicho al hecho hay mucho trecho, y ser gobierno impone pasar de los dichos a los hechos porque ¿qué creen? La sabiduría popular también sabe distinguir cuando las palabras son huecas, cuando carecen de sentido en su realidad.

Me preocupa que cualquier gobierno piense que es suficiente con sus dichos, con repartir culpas o que pretenda combatir la desigualdad y la violencia con buenas intenciones, sin sustento, desmantelando instituciones e incitando al odio.

Hoy además de exhortar a los municipios, a los estados, al gobierno federal a que se coordinen, a que no bajen la guardia, a que atiendan e impulsen los diagnósticos para establecer después estrategias integrales, transversales, que nos permitan a las mujeres recuperar la tranquilidad no solo en las calles, también en nuestros hogares.

Quiero decirles, compañeras y compañeros, que desde aquí podemos hacer mucho, y quiero hablarles especialmente a mis compañeras legisladoras. El silencio de muchas de nosotras no solo es omisión, también es sumisión y eso también reproduce la desigualdad que vive nuestra sociedad.

Hagamos valer la paridad de género que presumimos en los spots, porque en los hechos, todo parece indicar que la mayoría legislativa en esta Cámara, está decidida a ser historia sin la participación de las mujeres.

Y hago un breve recuento: México está entre los 23 países con mayor número de feminicidios. Según la OCDE ocupamos el lugar 86 de 125 en el indicador de actitudes orientadas hacia la violencia contra las mujeres y las niñas.

Que no nos extrañe, hace unos minutos aquí se aprobó una ley a modo, para darle un cargo a un hombre que tiene expresiones de violencia y discriminación hacia las mujeres, pero que también desdeña la ley, y desdeña a las instituciones.

El 56 por ciento del territorio nacional se encuentra formalmente declarado en la alerta de género, y el observatorio ciudadano nacional del feminicidio, acusó en enero de este año, que la protección y garantía de los derechos de las mujeres, no es una prioridad de estado.

En los dichos vamos muy bien, compañeras y compañeros, es muy fácil, pero en los hechos, la mayoría de esta legislatura intentó desaparecer las unidades de género de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, lo evitamos.

Luego pretendieron eliminar los recursos destinados para apoyar a las mexicanas en la prevención y atención a víctimas de violencia con albergues, con asesorías jurídicas, también con asesorías psicológicas. Muchas voces desde adentro y fuera de la Cámara, logramos evitarlo.

Pero encontramos oídos sordos a la reducción del presupuesto a estancias infantiles. A la reducción del presupuesto para escuelas de tiempo completo cuando una de cada cuatro mujeres, –perdónenme– cuando tres de cada diez hogares en este país, prácticamente el 30 por ciento están jefaturados por una mujer y requieren políticas públicas adecuadas para darle seguridad a su familia.

Acaban de modificar la ley para que en las entidades paraestatales no sean necesarios los requisitos de experiencia, capacidad e idoneidad para ocupar el cargo de directores generales. Quizá por eso no hay nombramiento, todavía, en el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de la Personas con Discapacidad.

¿Van a privilegiar la lealtad antes que los resultados? ¿Impondrán un régimen moral antes que respetar el constitucional, al cabo que tienen la mayoría para modificar la ley?

Pero hay algo que me preocupa más, y de verdad no pretendo victimizarnos. La sabiduría popular a veces se equivoca y reproduce estereotipos. Nos dijo que calladitas nos vemos más bonitas, y entonces pensamos que si hay toque de queda y no salimos de casa por las noches podremos sobrevivir.

Luego el gobierno les pide a las madrecitas del país ayuda para persuadir a sus hijos para que no cometan delitos, y ahora resulta que las abuelas, acuérdense que tenemos mayor esperanza de vida, van a cuidar a los nietos.  Las abuelas, los abuelos, quien sea, la pregunta es, ¿tienen tiempo, energía, experiencia, capacidad para una etapa que requiere educación inicial?

Las mujeres queremos ejercer nuestros derechos, ni más ni menos, y el Estado mexicano del que somos parte, compañeras y compañeros, tiene la responsabilidad de brindarnos seguridad, no de endosárnosla.

Combatamos la corrupción con hechos, no con dichos. No es la primera vez que hablamos aquí de feminicidios, presentemos muchos más exhortos, los que sean necesarios, pero también quiero pedirles que trabajamos en los presupuestos, en acciones específicas para que no haya impunidad, para que ser mujer no sea sinónimo de vulnerabilidad.

}

Para construir, para garantizar los derechos de las mujeres, para garantizar su integridad física y emocional, para que nos mantengamos vivas, cuentan con el Grupo Parlamentario del PRI.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: La diputada María Liduvina Sandoval Mendoza, del PAN, en el uso de la palabra.

La diputada María Liduvina Sandoval Mendoza: Con su permiso, señora presidenta. Ni una más, ni una asesinada más. No somos todas, nos faltan ellas.

Estas fueron dos de las consignas que se escucharon en la marcha del pasado sábado en las calles de aquí de la Ciudad de México, donde ciudadanos, en su mayoría mujeres, alzaron la voz para pedir justicia por los feminicidios, secuestros, el acoso y en general por la violencia de género que vivimos las mujeres hoy en día.

Porque es ciertamente triste que permanece lo que en diversas ocasiones hemos señalado, que las denuncias presentadas por mujeres por violencia de género no son debidamente atendidas y, en una gran mayoría, no llegan a una condena, porque los ministerios públicos fallan al clasificar el delito o porque el proceso penal se convierte en un calvario para las víctimas.

Por eso, el Grupo Parlamentario del PAN está a favor de este punto de acuerdo, porque consideramos urgente que las autoridades de los tres niveles de gobierno realicen los diagnósticos pertinentes e implementen las estrategias necesarias para fortalecer la vigilancia y castigar y frenar la violencia contra las mujeres.

Sin embargo, es necesario reflexionar sobre algunos hechos. El pasado 9 de octubre, esta soberanía aprobó un punto de acuerdo condenando el aumento de feminicidios en el país, principalmente en Ecatepec, en el Estado de México.

Un mes después, el pasado 6 de noviembre, aprobamos otro punto de acuerdo, en donde exhortamos a los titulares de las 32 entidades federativas para la atención prioritaria de la violencia feminicida en el país, con carácter de emergencia nacional.

Hoy, casi tres meses después, estamos aprobando un nuevo punto de acuerdo que exhorta a la Secretaría de Gobernación y a las 32 entidades federativas a implementar acciones para terminar con la violencia feminicida. Porque los feminicidios no solo no han disminuido, sino que van en aumento.

El feminicidio es la expresión máxima de violencia por cuestiones de género, por el simple hecho de ser mujer, en donde pierde toda la sociedad. No solo pierde la vida la víctima, pierden también los niños que quedan huérfanos y pierden también los padres y madres que en muchas ocasiones se quedan sin el sustento diario.

Hasta el día de hoy, las mujeres percibimos la incapacidad de los gobiernos para garantizar nuestra seguridad, tanto que los ciudadanos han implementado estrategias para protegerse mutuamente. Recientemente, en Colima, se creó una iniciativa denominada Ni Una Menos, donde establecimientos comerciales, como restaurantes y tiendas, se ofrecen como santuarios para que las mujeres que se perciban en peligro puedan entrar a dichos establecimientos, pedir ayuda y llegar a salvo a casa.

Porque las mujeres en México tenemos miedo. No nos sentimos seguras en el transporte público, en la calle, y lo que es peor, no nos sentimos seguras en nuestra propia casa.

Las víctimas son cada vez más y, lo que es peor, son cada vez más jóvenes. Por ello esta, la legislatura de la paridad, debemos hacer de la erradicación del feminicidio una prioridad y llevar a cabo acciones claras para ello, por lo que proponemos que en este periodo se apruebe la legislación pertinente para establecer un solo tipo penal para el delito del feminicidio que facilite la integración de expedientes y el acceso a la justicia, y que esta Cámara de Diputados realice una revisión exhaustiva al mecanismo de alerta de género que colabore en la elaboración de criterios mínimos para su atención y que otorgue el presupuesto suficiente para el adecuado desarrollo de las acciones a implementar.

En el Grupo Parlamentario del PAN hacemos votos para que los resultados venideros sean tan claros y tan contundentes que no tengamos que aprobar en los próximos meses un punto de acuerdo similar, para que efectivamente no haya ni una menos. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias, diputada. En el uso de la palabra la diputada Rocío del Pilar Villarauz Martínez, de Morena.

La diputada Rocío del Pilar Villarauz Martínez: Gracias, con el permiso de la Presidencia.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Rocío del Pilar Villarauz Martínez: Compañeras y compañeros legisladores, en 2018 se registraron 861 mujeres víctimas de feminicidio, 861 mujeres que no volvieron a casa, 861 mujeres que fueron asesinadas por el hecho de ser mujeres. Por ello, hoy la bancada de Morena dice: basta a la violencia de género.

La violencia que experimentan cotidianamente las mujeres en nuestro país no es normal y nunca, nunca debe justificarse. En México, la violencia contra las mujeres no ocurre solo en los espacios públicos y en el transporte, ocurre también en el trabajo, en la familia, en la escuela.

De acuerdo al Inegi, aproximadamente el 33 por ciento de los feminicidios que ocurrieron entre el 2004 y el 2016 tuvieron lugar en contextos de violencia familiar.

Por su parte, el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio señala que el 30 por ciento de los agresores están ubicados como personas conocidas por las víctimas y en el 20 por ciento de los casos quien comete el crimen es la pareja o expareja.

La crisis de seguridad que atraviesa nuestro país ha afectado significativamente la violencia sistemática perpetrada contra nosotras las mujeres. La tasa de asesinatos de mujeres por cada 100 mil se incrementó de 1.9 por ciento en el 2007 a 4.4 en el 2016.

En palabras de Estefanía Vela, estudiosa de derechos de las mujeres, dice: “Se trata de una violencia que impide a las mujeres vivir en paz, una violencia que nos impide vivir”.

Tan solo en el estado de México, gobernado por el PRI, de acuerdo a datos oficiales en 2018, se registraron 3 mil 260 mujeres desaparecidas, de ellas la mayoría tiene entre 10 y 17 años de edad. Del total de casos, 946 siguen sin ser localizadas.

Es urgente incrementar acciones para frenar esta crisis feminicida y de violencia contra las niñas, las adolescentes y las mujeres.

El Estado debe garantizar el pleno goce y ejercicio de sus derechos a todas las mujeres. Garantizarles derecho a la seguridad, a vivir sin miedo y en paz.

Por ello, nos unimos al acuerdo de la Junta de Coordinación Política. Nos pronunciamos a favor de que las autoridades instrumenten acciones urgentes, contundentes, eficaces y efectivas para terminar con la violencia feminicida.

Es necesario desterrar las causas estructurales de esta violencia. Es fundamental rediseñar las instituciones del Estado, las políticas públicas y los mecanismos de implementación. Es momento de hacer una revisión profunda de las acciones, protocolos, estrategias y resultados para la erradicación de la violencia. Es urgente prevenir, investigar, perseguir, sancionar y castigar a los feminicidas.

El Grupo Parlamentario de Morena nos pronunciamos porque nunca una mujer vuelva a pensar que la última foto que le tomaron será la foto con la que la buscarán si desaparece. Porque nunca una mujer vuelva a tener miedo de no llegar a casa, a la escuela, a su empleo o al destino prometedor al que tenemos derecho.

Teniendo confianza de que en esta nueva era para nuestro país, en la que las mujeres toman relevancia en un gabinete paritario y el gobierno acoge las causas sociales como prioridad, las soluciones llegarán más temprano que tarde. Pero es importante que desde esta trinchera trabajemos todas y todos por hacer visibles y darles voz a las víctimas.

Dotemos al Estado de un marco institucional que le permita acabar con la impunidad de los gobiernos anteriores.

Desde la Comisión de Igualdad de Género celebramos que la Junta de Coordinación Política haga suyo este tema y tomamos la palabra para trabajar decididamente en la erradicación del feminicidio y de todas las formas de violencia contra las mujeres. Porque si avanzan las mujeres, avanza la sociedad en su conjunto. Vivas nos queremos. Es cuanto, presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. Hasta ahí terminó la lista de oradoras de los diferentes grupos parlamentarios. Sin embargo, se han anotado cuatro compañeras más, a las cuales se les darán tres minutos a cada una en la tribuna. Tiene la palabra la diputada Adriana Paulina Teissier Zavala, del Partido Encuentro Social, hasta por tres minutos.

La diputada Adriana Paulina Teissier Zavala: Muchas gracias, presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Adriana Paulina Teissier Zavala: La violencia quebranta nuestras relaciones interpersonales, nuestra calidad de vida, la paz de nuestras familias y la dinámica social.

Estudio de la Universidad del Caribe señala que en Quintana Roo 3 de cada 10 mujeres están en peligro inminente de muerte. El 18 por ciento de las mujeres sufren de violencia de baja intensidad media, es el 28 por ciento. Violencia grave es del 25 por ciento. Son mujeres en su mayoría casadas, es decir tienen pareja, un 84 por ciento. El 14 por ciento son solteras y 2 por ciento viudas.

Durante el primer semestre del año pasado 72 niñas de 0 a 9 años fueron víctimas de violencia. Estos casos se suman a los más de 63 mil 741 expedientes de violencia contra las mujeres que se tienen registrados en el banco de datos de violencia e información sobre casos de violencia contra las mujeres en Quintana Roo.

En nuestra en nuestra entidad se declaró la alerta de género el 7 de julio de 2017. En Benito Juárez, Cozumel y Solidaridad. Además, se señaló que, para el municipio de Lázaro Cárdenas, municipio de población indígena, se requieren acciones específicas.

El mapa de feminicidios en México, creado por la activista María Salguero, advierte que en nuestra entidad se evidencia la falta de credibilidad de la información estadística reportada por el Sistema Nacional de Seguridad Pública, por la Fiscalía General del estado. Este instrumento reportó, hasta junio de 2018, 32 casos de feminicidios; mientras que la Fiscalía reportó en el mismo periodo apenas 17.

Las mujeres demandamos: no a la impunidad. Decimos alto a la violencia. Reclamamos seguridad y exigimos: ni una mujer menos. Es todo, presidenta. Muchas gracias.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. En el uso de la palabra la diputada Lourdes Erika Sánchez Martínez, del PRI.

La diputada Lourdes Erika Sánchez Martínez: Con su permiso, presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Lourdes Erika Sánchez Martínez: El día de hoy todos los grupos parlamentarios nos hemos manifestado a través de este punto de acuerdo para alzar la voz y poner un alto para terminar de tajo y de una vez por todas con toda la violencia feminicida que se ha perpetrado contra las niñas y mujeres que se encuentran en el territorio nacional.

Urgente resulta declarar las alertas de género en todas las entidades del país, fortalecerlas, inyectarles recursos, nos aterra como mujeres, como madres y miembros de una sociedad que parece que se está quebrantando y parece también que a nadie le importa.

Es por eso que hoy queremos que se escuche fuerte y claro, no vamos a tolerar más que nos maten, no vamos a tolerar más el no poder caminar por las calles sin sentirnos seguras.

Desde esta tribuna levanto la voz en nombre de todas las mujeres mexicanas, para exigir a las autoridades de seguridad pública, al gobierno federal, a la y los gobernadores que cumplan con su responsabilidad de proteger a cada mujer, a cada niña, a cada madre, es momento de sentirnos seguras, no se vale, no fue permisible antes y no se lo vamos a permitir a este gobierno federal. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: En el uso de la palabra, la diputada Martha Tagle Martínez, de Movimiento Ciudadano.

La diputada Martha Angélica Tagle Martínez: Gracias, presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Martha Angélica Tagle Martínez: Hace algunos meses, con un poco más de interés, discutíamos justamente en este pleno el mismo tema, las legisladoras de todas las bancadas nos manifestamos en esta tribuna. Hace un par de meses nos manifestábamos en contra de las mujeres asesinadas en Ecatepec y el resultado es que hoy estamos nuevamente aquí con mucho menos público, sin que haya cambiado nada.

En este país están matando al día a nueve mujeres, solamente por el hecho de ser mujeres. Mujeres que además cada vez son de menores edades, la última la podemos recordar porque era una niña de apenas 11 años, pero esto se está repitiendo en todo el país, en cada entidad, en cada municipio.

Y déjenme decirles, compañeros y compañeras legisladoras, que a esas mujeres no nada más las están matando los feminicidas. Las están matando todas las autoridades del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial que no hacen lo que les toca hacer para atender una denuncia de violencia. Y que esa violencia no solamente es cuando matan a una mujer, esa violencia empieza desde el momento en que cada uno de nosotros considera muy gracioso o un chiste misógino o no le da importancia a temas como el día de hoy aquí en este pleno para hablar de los feminicidios.

Esa indolencia es la que está matando a las mujeres, y no es posible que las mujeres hoy, en este Congreso, siendo la mitad del Congreso no levantemos la voz realmente de manera fuerte para que se escuche allá afuera y que estén compareciendo ante el Congreso quienes tengan que comparecer para rendir cuentas.

De nada sirve que nos manden información. Necesitamos que vengan acá, que nos digan qué están haciendo, qué van a hacer y qué pretenden hacer para poner un alto a la violencia. Ese es nuestro trabajo y ya no basta con discursos en esta tribuna. Tenemos que actuar, mujeres, y tenemos la fuerza para hacerlo.

En este tema dejemos colores partidistas. A las mujeres que asesinan no les preguntan si son de un partido o del otro o por quién votan. Matan a todas por igual. Necesitamos estar juntas para poner un alto a la violencia contra las mujeres. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. En el uso de la palabra la diputada Beatriz Rojas Martínez, de Morena.

La diputada Beatriz Rojas Martínez: Gracias, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Beatriz Rojas Martínez: De los 11 feminicidios que se cometen en América Latina, nueve suceden en México. El 50 por ciento sucede en los hogares por relaciones de pareja. La violencia generalizada en el país, una vez más, afecta y se recrudece en el cuerpo de las mujeres y niñas.

Celebro este acuerdo de la Junta de Coordinación Política de esta Cámara para hacer este exhorto a las autoridades de los tres órdenes de gobierno a implementar acciones contundentes para terminar con la violencia feminicida, que cada día asesina a nueve niñas y mujeres en nuestro país porque sí es necesario la elaboración de políticas gubernamentales que den resultado y que garanticen el acceso a la justicia, a la prevención, a la sanción, a la erradicación, porque el asesinato de niñas y mujeres es un fenómeno, y si no hacemos nada va a ser una pandemia, y es aún cada vez más complejo.

En el 2018 en la mitad del territorio mexicano crecieron las muertes violentas de mujeres con la presencia del crimen organizado que agrava esta violencia feminicida.

No necesariamente implica que ellas estén vinculadas, y esto no se está investigando ni se está previniendo, sumado a los nuevos modus operandi como intento de secuestros, de raptos en el Metro, que tengo que reconocer en esta tribuna que la jefa de gobierno, la doctora Claudia Sheinbaum ya tomó medidas contundentes y ya se está accionado aquí en la ciudad.

Las cifras de feminicidios crecieron mucho en 16 entidades. Las diputadas que me antecedieron comentaron, pero uno de los estados donde ha subido mucho es Guanajuato, Quintana Roo, Jalisco, Baja California. En estas entidades hasta en un 90 por ciento, según datos de la Secretaría del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de especialistas en el tema, que si no ha sido por ellas no se visibiliza esta violencia feminicida. Ahí está el mapa de la geofísica María Salguero, que lo ha visibilizado, ahí está el Observatorio Nacional de Feminicidio, esta organización que ha luchado y ha visibilizado este tipo de violencia.

Pero aún más delicado que en un 86 por ciento el asesinato ya es hacia las niñas de 10, 7, 9, 11 años. Eso es lo que realmente preocupa mucho.

Por ello son urgentes las medidas gubernamentales que no se aplicaron en otros años, en años anteriores y que así nos están dejando la situación para las mujeres y niñas en nuestro país.

Tenemos que garantizar el acceso a la justicia y a una vida libre de violencia. Sin duda alguna la Comisión de Igualdad de Género en esta Cámara, tiene mucho que realizar y qué hacer.

Y como lo comentaba hace un momento la diputada que me antecedió, aquí no hay colores. A las mujeres nos asesinan seamos de cualquier estado, de cualquier partido.

Tenemos que mantenernos unidas y trabajar exhaustivamente desde esta Cámara, para garantizar el acceso a las mujeres a una vida libre de violencia. Es cuanto diputada presidenta. Gracias.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. Consulte la Secretaría si es de aprobarse el acuerdo.

La secretaria diputada María Sara Rocha Medina: En votación económica se pregunta si se aprueba. Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo, por favor (votación), gracias. Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo, por favor (votación). Mayoría por la afirmativa, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Aprobado, comuníquese.