La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: De conformidad con el artículo 104, numeral 1, fracción V, esta Presidencia informa que se han registrado para la discusión, en lo general y en lo particular las diputadas Lourdes Erika Sánchez Martínez, del PRI, Margarita García García, del Partido del Trabajo, y Marina del Pilar Ávila Olmeda, de Morena. Tiene el uso de la palabra la diputada Lourdes Érika Sánchez Martínez, a favor, por cinco minutos.

La diputada Lourdes Erika Sánchez Martínez: Con su permiso, diputada presidenta. Compañeras y compañeros, un elemento importante para lograr la igualdad de género en nuestro país es fomentar la prevención y el acceso a los servicios de salud propios de las mujeres.

En este sentido, el cáncer de mama es una de las enfermedades que más afecta a las mujeres a nivel mundial, por lo que debe de considerarse como un asunto prioritario en la salud femenina.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, el 12 por ciento de la población femenina en el mundo, tiene o va a desarrollar cáncer de mama durante su vida. En México, según el Inegi, el cáncer de mama afecta el 29.5 por ciento de las mujeres mayores de 20 años, por lo que se ha convertido en un problema de salud pública.

El cáncer de mama es tratable siempre y cuando la detección y el diagnóstico se hagan de forma temprana, esto es fundamental para poder combatir la enfermedad y salvar las vidas de las pacientes.

En los últimos años se han realizado acciones legislativas en la materia que han impulsado acciones y programas que fundamentan una cultura de atención, de detección y tratamiento del cáncer, por lo que hoy las mujeres somos cada vez más conscientes de la problemática y de la importancia de revisarnos.

El sistema de salud pública ofrece a la población el acceso a estos servicios médicos de forma gratuita, entre ellos, el de rehabilitación a través de la reconstrucción mamaria, pese a ello es verdaderamente lamentable y triste saber que de las mujeres intervenidas por el cáncer de mama solo el 30 por ciento continúa con el proceso y se somete a las cirugías de reconstrucción.

La pérdida de un pecho a causa del cáncer puede causar un trauma psicológico importante en algunas mujeres, por lo que la reconstrucción mamaria representa una opción para que estas mujeres puedan recuperar su autoestima, seguridad y vivir a plenitud.

En ello radica la importancia de esta iniciativa, no solo se trata de crear un día conmemorativo más, sino de a través de ello informar e impulsar a las mujeres mexicanas víctimas del cáncer de mama para que accedan a los tratamientos de reconstrucción y puedan recuperar su vida cotidiana.

Esta es una oportunidad única para disminuir la brecha de equidad sanitaria que persiste en nuestra sociedad.

Compañeras y compañeros diputados, perder un seno a causa del cáncer de mama por supuesto que no hace menos a una mujer, al contrario, ser sobreviviente es muestra de su valentía y de su carácter. Sin embargo, hoy la modernidad ofrece a las víctimas recuperar la normalidad en su vida y vivir plenamente. Las mexicanas tenemos derecho a ello.

Por lo anterior, me sumo al apoyo de esta iniciativa. Que nuestra voz en esta legislatura de la paridad hable por ellas. Las queremos sanas, las queremos vivas. Es cuanto.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Muchas gracias, diputada Sánchez Martínez. Tiene la palabra, por cinco minutos, la diputada Margarita García García, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo.

La diputada Margarita García García: Con su venia, diputada presidenta. Compañeras y compañeros diputados, este tema que estamos tratando es un tema que nos mueve, es un tema que podemos contradecirnos en muchos temas más, no estar de acuerdo y poder decir palabras que nos ofenden a unos y a otros, como anteriormente se hizo. Pero en este tema tan delicado que nos debe mover a todos y a todas, porque todos y todas salimos de una mujer, nos debe remover el sentimiento.

Y principalmente, a las autoridades de salud, les debe mover el humanismo con el que debemos de actuar en esta enfermedad tan terrible que se ha vuelto general en todo el país.

El interés por la calidad de vida en las pacientes de cáncer de mama se ha incrementado en los últimos años y es objeto de considerable importancia en la evaluación global del resultado del tratamiento.

La mejora en la detección y tratamiento preventivo ha llevado a una mayor supervivencia en estas pacientes cada vez más preocupadas por los efectos producidos a largo plazo de los distintos tratamientos.

El cáncer de mama es una enfermedad con alto impacto emocional y psicológico en las pacientes. Realizar una reconstrucción tras una mastectomía es una opción óptima pata la autoestima y el bienestar de la mujer.

La reconstrucción mamaria es un proceso que puede implicar dos o más cirugías y cuyo objetivo es minimizar el impacto psicológico que implica la remoción de una mama.

La reconstrucción mamaria no busca restaurar exactamente la mama extirpada, esto no es posible, pero sí busca restaurar un volumen, una forma y una simetría con respecto a la mama contralateral, de modo que la mujer pueda desarrollar su vida con la mayor normalidad posible y sin que esto afecte su vida afectiva, social o recreativa.

Nuestro trabajo legislativo debe contribuir a propiciar que toda mujer que ha sido sometida o será sometida a una mastectomía y exprese su deseo goce completamente del derecho de recibir una reconstrucción mamaria, siempre y cuando no existan contradicciones.

Es importante que una mujer sepa qué es la reconstrucción mamaria y que se cuente con todas las posibilidades reales de acceso, a fin de contribuir al bienestar de todas las pacientes.

Por ello, la reconstrucción mamaria se ha convertido en una opción idónea para las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama en los últimos años y como resultado de ello ha aumentado el número de pacientes que solicitan una reconstrucción mamaria después de una mastectomía.

La reconstrucción mamaria debe valorarse como algo más que el hecho de reconstruir un pecho en el contexto de una mastectomía. En un paso esencial en la recuperación de las secuelas físicas y psíquicas que produce el tratamiento del cáncer de mama en la mujer.

En Oaxaca, según los servicios de salud, este mal se convirtió desde 2006 en la primera causa de muerte de mujeres, tanto en el sector rural como urbano. Existe en mi estado natal una tasa de incidencia de 6.28 por cada 100 mil habitantes mayores de 100 años, siendo la tasa de mortalidad de 18 fallecimientos por cada 100 mil mujeres, números crudos, pero reales.

Por ello desde la bancada del Partido del Trabajo refrendamos nuestra posición a favor del presente dictamen a fin de promover la máxima difusión de información que contribuya a que el acceso a una buena reconstrucción mamaria empiece con un estudio adecuado de la enfermedad y sobre todo de la mujer que padece, a fin de una mejor real calidad de vida. Es cuanto, diputada presidenta.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Muchas gracias, diputada García García. Tiene la palabra por cinco minutos, la diputada Marina del Pilar Ávila Olmeda, del Grupo Parlamentario de Morena.

La diputada Marina del Pilar Ávila Olmeda: Compañeras y compañeros diputados. Me da mucho gusto estar nuevamente frente a ustedes, en esta ocasión reafirmando nuestro compromiso con las miles de mujeres guerreras sobrevivientes de cáncer de mama.

Lo he dicho antes y lo vuelvo a decir ahora, estar en estos espacios de poder y de toma de decisiones nos debe comprometer con la ciudadanía a hacer cosas nobles, a hacer cosas buenas en beneficio de todas y de todos. Debemos aprovechar el estar aquí para hacer acciones que generen cambios en nuestro entorno, en la cultura, en nuestra vida diaria y en contribuir a la mejora de la calidad de vida de quienes representamos.

Por eso hoy felicito principalmente a la diputada Olga Patricia Sosa Ruiz, por ser la proponente de esta noble iniciativa, a la diputada Rocío Barrera, por el dictamen que hoy aprobaremos y a todas y todos nosotros porque estamos contribuyendo de forma indirecta a que se dignifique a las mujeres que han combatido exitosamente a su lucha contra el cáncer de mama.

Aún hay un largo camino por recorrer, en materia de salud y particularmente en la prevención y combate de esta terrible enfermedad y el hecho de que aprobemos el día de hoy la declaración del Día Nacional sobre la Reconstrucción Mamaria, permitirá a nuestra sociedad sensibilizarse sobre su importancia de que esta es parte fundamental de la recuperación y cura de las mujeres sobrevivientes de cáncer de mama, ya que se considera que una mujer no está curada hasta que no tiene una mama reconstruida satisfactoriamente, así lo afirma el doctor Rafael Gottenger.

Las mujeres que hoy son diagnosticadas con cáncer de mama podrán no acompañarnos en los próximos años. Lamentablemente el carente acceso de los servicios de salud y los diagnósticos tardíos incrementan de manera exponencial el riesgo de pérdida de la vida o de tener que recurrir a una mastectomía.

A través del testimonio de miles de mujeres que han enfrentado cáncer de mama y particularmente de quienes han sido intervenidas con una mastectomía, se conoce que entre las consecuencias emocionales se encuentran los sentimientos de desesperación, vergüenza, ansiedad, culpa, sensación de mutilación, temor y en general afectaciones físicas y sicológicas por la pérdida de un seno.

Es por esto que la reconstrucción mamaria debe ser considerada tanto en una etapa fundamental del tratamiento y rehabilitación como un derecho de todas las mujeres. El declarar el tercer miércoles de octubre como el Día Nacional sobre la Reconstrucción Mamaria, será un gran avance para seguir concientizando en el diagnóstico oportuno y en la importancia de contar con un tratamiento integral que devuelva a las mujeres el sentimiento de bienestar, plenitud y de confianza en sí mismas.

Continuaremos persiguiendo el objetivo de que en un futuro no muy lejano la reconstrucción de la mama se prevea y efectúe de forma completa y natural en todos los centros de salud. Recordemos que detrás de un moño rosa se encuentran todas aquellas mujeres que nos han formado y con las que hemos compartido momentos de alegría y amor.

Apoyemos la lucha contra el cáncer de mama y preveamos la reconstrucción mamaria como un derecho de todas las mujeres. Es cuanto.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Muchas gracias, diputada Ávila Olmeda. Agotada la lista de oradoras, consulte la Secretaría en votación económica...

El diputado Mario Alberto Rodríguez Carrillo (desde la curul): Presidenta.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: A ver, permítame. ¿Con qué objeto, compañero diputado? Sonido en la curul del diputado Robles por favor. Mario Rodríguez –perdón.

El diputado Mario Alberto Rodríguez Carrillo (desde la curul). Sí, presidenta, sólo para exhortar a los compañeros diputados, a los hombres en este caso, a que esta propuesta no solamente de manera explícita puede materializase. Si no es con el acompañamiento y con la solidaridad tácita de los hombres, difícilmente podremos socializarla.

La invitación es a que todos los hombres que conformamos esta Legislatura, formemos parte no solamente explícitamente, sino de manera tácita en la promoción y el acompañamiento solidario a todas las mujeres. Muchísimas gracias.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Muchas gracias, diputado. Consulte la Secretaría en votación económica si se encuentra suficientemente discutido en lo general y en lo particular.

La secretaria diputada Karla Yuritzi Almazán Burgos: Sí, señora presidenta. Por instrucciones de la Presidencia, en votación económica se consulta a la asamblea si se encuentra el dictamen suficientemente discutido en lo general y en lo particular. Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Señora presidenta, mayoría por la afirmativa.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Suficientemente discutido en lo general y en lo particular.