El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, el diputado Emmanuel Reyes Carmona, del Grupo Parlamentario del PRD, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 4o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El diputado Emmanuel Reyes Carmona: Muchas gracias, señor presidente. Buenas tardes, compañeras diputadas y diputados. El paradigma tradicional de lo que significa familia hace alusión a un modelo único y privado, que se opone al paradigma actual que manifiesta la diversidad y las modificaciones del concepto y confirmación de familias y hogares desde una visión más pública.

La familia evoluciona, por ende nuestro derecho y marcos normativos deben adaptarse para integrar y reconocer las nuevas formas de convivencia familiar, teniendo como deber, desde el Poder Legislativo, el plasmar en los textos los derechos y obligaciones que estas tengan.

Frente a esta situación, entendiendo el dinamismo de las sociedades y los cambios y transformaciones que estas atraviesan, es importante adecuar nuestro marco normativo para reconocer la diversidad que existe para avanzar en la garantía y en el reconocimiento de una serie de derechos a grupos que aún no gozan de igualdad sustantiva en nuestros marcos jurídicos.

Entendiendo el concepto de familia como institución social y tomando como base sus finalidades, se puede reconocer a esta como una unidad social y compleja, no una simple reunión de unidades, de individualidades separadas o aisladas.

En este sentido, hablar de familia, en singular, no alcanza a dimensionar la conformación de las familias que existen.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, el organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas, responsable de promover el desarrollo económico y social de la región, ha hecho una clasificación y refleja la pluralidad y diversidad de la composición familiar.

Al respecto, el Instituto Nacional de las Mujeres define a la familia como una organización dinámica que se modifica según los cambios demográficos, sociales, económicos y culturales. En consecuencia, puede optar por diversas estructuras y formas de organización con el paso del tiempo.

Por su parte, la Comisión Nacional de Derechos Humanos ha señalado el estereotipo de familia, que la conceptualiza como la unión de un hombre y una mujer en matrimonio, con hijas, hijos, ha evolucionado hasta reconocer la existencia de una gran diversidad de grupos de personas unidas por otro tipo de vínculo y efectos diferentes al matrimonio.

Por ejemplo, doña María Rodríguez es una persona de la tercera edad, de unos ochenta años en el estado de Guanajuato y que tiene a su cargo dos nietos que fueron abandonados por sus padres. Por el solo hecho de tener a cargo a estos nietos le han impedido, por no estar reconocida la figura de la familia, le han impedido el reconocimiento como tal y esto le ha impedido trámites legales.

Reconocer también situaciones importantes, como el cambio en los papeles sociales, políticos y económicos de las mujeres, por ejemplo, en este tenor el Instituto Nacional de Estadística y Geografía señala que los roles de género, el retraso de la maternidad, el aumento de la cohabitación como inicio de la vida de la pareja y las uniones posteriores a la ruptura o divorcio, maternidades, paternidades sociales y biológicas, cambios económicos e incluso de tendencias sociales, generan ajustes y reacomodos en las estructuras familiares y en la concepción de la misma.

En México existen marcos que reconocen la existencia, derechos y obligaciones de las familias, como la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, o la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores.

Ahora podemos modificar nuestra Carta Magna para lograr el reconocimiento de las familias para avanzar en sus derechos y evitar la discriminación.

Por lo anterior expuesto, someto a consideración de esta soberanía la siguiente reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos:

Con fundamento en lo dispuesto en el artículo 71, fracción II, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, numeral 1, fracción I; 77 y 78 de la Cámara de Diputados, someto a consideración del pleno de esta honorable Cámara de Diputados decreto por el que se reforma el artículo 4o., párrafos primero y séptimo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Artículo 4o., fracción I. El varón y la mujer son iguales ante la ley, esta protegerá la organización y el desarrollo de las familias, y todas las familias tienen derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa.

La ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo. Este Poder Legislativo exige y en nuestras manos está el que las familias mexicanas sean felices. Es cuanto.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Túrnese a la Comisión de Puntos Constitucionales, para dictamen.