El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo:Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, la diputada Margarita García García, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma y deroga diversas disposiciones de la Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en materia electoral para simplificar la tramitación de la iniciativa ciudadana, suscrita por el diputado Benjamín Robles Montoya y diputados integrantes del Grupo Parlamentario del PT.

La diputada Beatriz Manrique Guevara (desde la curul): Presidente.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Permítame oradora, un momento por favor. Diputada Manrique, ¿con qué objeto?

La diputada Beatriz Manrique Guevara (desde la curul): Presidente, para solicitar  a la iniciante del turno anterior, la posibilidad de sumarme a su iniciativa. No hay fiesta en donde un ser sintiente es torturado y llevado a la muerte, mientras seres humanos supuestamente con inteligencia superior aplauden, me parece que vehementemente... Por lo tanto, solicito su autorización.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Bien, diputada. Si la diputada proponente no tiene inconveniente, que seguramente no lo tendrá así será. Adelante, con la oradora.

La diputada Margarita García García: Muchas gracias, diputado presidente. Compañeros y compañeras diputadas, la democracia no es el silencio, es la claridad con que se exponen los problemas y la existencia de medios para resolverlos. Enrique Múgica Herzog.

En mayo de 2014 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la reforma en materia de iniciativa ciudadana e iniciativa preferente. La iniciativa ciudadana fue considerada por muchos un importante avance en el camino de la construcción de una democracia participativa, en la que las y los ciudadanos tuvieran a la mano una herramienta que les permitiera participar de manera más directa en los asuntos públicos.

En este caso, desde el ámbito legislativo, sin embargo, habemos quienes a pesar de reconocer el avance que representa la introducción de la iniciativa ciudadana en nuestra legislación, también creemos que su regulación no es vanguardia ni facilita el uso de esta figura, sino que por el contrario, obstaculiza el ejercicio del derecho de las y los ciudadanos a presentar iniciativas.

El procedimiento de tramitación de la iniciativa ciudadana no incentiva la participación ciudadana, por el contrario, la inhibe, porque exige la recolección de firmas en una cantidad incluso más grande que la votación que muchos legisladores obtiene para acceder a su cargo.

En un contexto de inseguridad como el que prevalece en nuestro país, el Congreso le  exige a las y los ciudadanos que presenten su credencial de elector a una persona desconocida para que esta tome sus datos,  asegurándoles que lo hacen con el fin de presentar una iniciativa ciudadana.

La inhibe también porque la larga y complicada tramitación de la iniciativa desde la recolección de firmas, que puede tomar un tiempo considerable, hasta la determinación del Instituto Nacional Electoral, o incluso la resolución del Tribunal Electoral en caso de apelación, es en sí misma un inhibidor de uso de esa herramienta ciudadana.

Yo pregunto, ¿cuál es la lógica de imponer tantos requisitos que se convierten en obstáculos burocráticos, para que las y los ciudadanos presenten propuestas al Congreso? ¿Qué caso tiene solicitar más de 100 mil firmas para legislar sobre una propuesta ciudadana?

¿Por qué debería tener más valor una iniciativa firmada por más de 100 mil personas, que una excelente iniciativa firmada por 5 o por una persona? ¿Qué inconveniente tendría en el Congreso que reciba una iniciativa de un solo ciudadano y le dé el trámite legislativo correspondiente? Ninguno.

Por eso la iniciativa que hoy presentamos tiene el propósito de eliminar todos esos procedimientos y requisitos inútiles para la presentación y tramitación de iniciativas ciudadanas, haciéndolo mucho más sencillo y accesible para el ciudadano, incentivando así su participación activa en los asuntos públicos y potencializando a la vez la facultad soberana y fundamental del Congreso de la Unión de legislar, pues permitir a ambas Cámaras allegarse de propuestas legislativas valiosas provenientes del ámbito social, sin la obstaculización de un procedimiento burocrático, engorroso y poco expedito. Es cuanto.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Túrnese a la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias, para dictamen y a la Comisión de Gobernación y Población, para opinión.