La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Tiene la palabra, hasta por cinco minutos la diputada Pilar Lozano Mac Donald, del Grupo Parlamentario...

La diputada Erika Vanessa del Castillo Ibarra (desde la curul): Presidenta.

La presidenta diputada dulce María Sauri Riancho: ¿Con qué objeto, compañera diputada?

La diputada Erika Vanessa Del Castillo Ibarra (desde la curul): Que las personas adultas mayores, no todas son abuelitos y abuelitas. Entonces, para que se pueda anotar, y son personas, para también incluir a las mujeres. Son las adultas mayores. Es todo. Gracias.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Gracias por sus comentarios, diputada. Estoy segura que cuando la comisión dictaminadora proceda a estudiar esta iniciativa de reforma al artículo 93 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, tendrá en cuenta sus comentarios y usted seguramente estará invitada para hacerlos directamente.

La diputada Pilar Lozano Mac Donald: Con la venia, presidenta. Estimadas diputadas y diputados, diariamente las mujeres estamos expuestas a violencia física, verbal y acoso sexual en los espacios públicos, tanto en calles, el transporte, centros comerciales, mercados, parques y muchos lugares más.

La violencia contra las mujeres está presente en la vida cotidiana, en el hogar, en los barrios, en el trabajo, la escuela, las instituciones públicas y privadas, e incluso en las redes sociales.

Lamentablemente, las mujeres nos encontramos expuestas y vulnerables, particularmente en el espacio público, donde son comunes los comentarios obscenos, tocamientos, persecuciones, violaciones, trata de mujeres y hasta feminicidios.

Esta situación obliga a modificar los comportamientos para que nos protejamos, como limitar los horarios de desplazamiento o actividades, viajar siempre acompañadas, cuidados de comportamiento o de la forma de vestir, evitar ciertos lugares, cambiar rutas de desplazamiento o la modalidad de transporte.

La realidad cotidiana de las mujeres en México se traduce a limitantes de la libertad de desplazamiento y formas de vida que se reflejan en la capacidad de desarrollo educativo, laboral, de recreación y en la participación de la vida pública.

Es por ello que para abatir las desigualdades entre hombres y mujeres, y frenar la violencia de género, así como para proteger la dignidad humana, en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se ha propuesto en su meta 5.2 La eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas en las esferas pública y privada.

Asimismo, en febrero de 2017 se establece el compromiso global para la acción, ciudades y espacios públicos inclusivos, sostenibles y seguros para las mujeres y las niñas, que reconoce que el acoso sexual y otras formas de violencia sexual contra las mujeres y niñas en espacios públicos y privados limitan sus libertades, decisiones y derechos, por lo que establece como objetivo crear ciudades y espacios seguros para las mujeres.

No obstante, el acoso sexual en el espacio público sigue siendo un problema poco atendido por las leyes y políticas públicas, pues existen vacíos legales en cuanto a su reconocimiento y hay poca información sistematizada sobre la respuesta jurídica en cuanto a normas penales y también normas administrativas. Por lo que es tarea del Estado formular leyes, estrategias y políticas que contribuyan a generar una cultura de cero tolerancias al mismo.

De las víctimas de delitos sexuales en México, 72 por ciento son mujeres y 28 por ciento hombres. Más de la mitad de las agresiones registradas en la Encuesta de Cuestión Social para la Prevención de la Violencia o de Delincuencia ocurren en el espacio público.

Conforme la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares, de 2016, a nivel nacional 1 de cada 3 mujeres a lo largo de su vida ha sido objeto de frases de carácter sexual que la molestan o la incomodad y 12.6 por ciento han sufrido tocamiento o han sido manoseadas sin su consentimiento.

La calle y el transporte público son los lugares donde las mujeres son más violentadas, 66.8 por ciento de las mujeres indicaron haber sufrido violencia sexual en la calle o en algún parque. El 8.9 por ciento, a ver escenas o actos sexuales, tales como exhibicionismo.

Ocho de cada 10 mujeres indicaron que la persona responsable de estas agresiones había sido un desconocido. A 9 de cada 10 mujeres alguna vez les han hecho sentir miedo de ser atacadas o abusadas sexualmente.

En las ciudades hay un alto porcentaje de acoso y violencia sexual contra las mujeres en el transporte público. En el caso específico de la Ciudad de México, 96.3 por ciento de las usuarias señaló haber sido víctima de acoso sexual, el cual se presenta con mayor frecuencia en el Metro, en un 72.9 por ciento; la calle, 70.4 por ciento; microbuses, 57.9 por ciento; y paraderos, con un 36.7 por ciento.

Por lo anterior, se propone reformar y hacer adiciones a los artículos 16 y 17 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida de Violencia, así como adicionar al artículo 159 Ter dentro del Código Penal Federal, para establecer específicamente el acoso sexual en espacios públicos y sancionarlo.

Esta lucha no es solo de mujeres, no es solamente de nosotras. Esta lucha es una lucha justa a la que tenemos que entrarle todas y todos. Muchas gracias por su atención.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Muchas gracias, diputada Lozano Mac Donald. Túrnese a las Comisiones Unidas de Igualdad y Género, y de Justicia, para dictamen.