El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Tiene la palabra hasta por cinco minutos la diputada Nayeli Salvatori Bojalil, del Grupo Parlamentario del PES, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma y adiciona el artículo 87 Bis de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

La diputada Nayeli Salvatori Bojalil: Gracias, con su venia. Compañeras y compañeros diputados y diputadas. Las corridas de toros, según la Real Academia de la Lengua, se define como una fiesta que consiste en lidiar cierto número de toros en una plaza cerrada y por su parte lidiar es luchar contra el toro hasta darle muerte.

La tauromaquia es definida como la ciencia del toreo, toda ciencia, incluso, está estructurada con un conjunto de reglas, observaciones y maneras en que la corrida y la lidia de toros debe realizarse para cumplir su objetivo final. La muerte del animal.

El movimiento taurino expone que las corridas de toros son un deporte, pero decir que el toreo es un deporte de competencia igualitaria entre dos rivales, es completamente falso.

En las corridas de toros el animal es sujeto de maltrato y de sufrimiento, antes y durante la lidia para mermar sus defensas y controlar sus movimientos instintivos.

Es por lo anterior que esta cruel práctica no debe considerarse como un deporte. En un deporte se presupone la igualdad de circunstancias entre los competidores, de ahí que existan las categorías por sexo, por edad y por experiencia. En los toros no la hay.

Los taurinos también justifican su crueldad mencionando que el toro muere dignamente. Sin embargo la dignidad es un valor y una categoría construida por los humanos, pero en la tauromaquia es utilizada para describir desde la perspectiva del toro lo que la muerte simboliza para él.

Para un animal como el toro, el dolor es el dolor y la muerte es la muerte. No son dignas ni indignas. La muerte es el fin de su vida.

Para un toro de lidia la corrida es la muerte inminente, por lo que se diga o no, toro que pisa el ruedo termina en la sala de tortura y posterior la muerte.

Les pregunto: ¿Es digna una muerte lenta, dolorosa, torturante y asfixiante? Una muerte en la que un toro es obligado a someterse a las torturas de un equipo de sádicos, eso no es dignidad.

Por dar una cifra, cada año mueren injustificadamente e innecesariamente 250 mil toros en todo el mundo, producto de la fiesta brava permitida en todos los países taurinos. Colombia, Ecuador, España, Francia, Guatemala, Perú, Portugal y México.

Particularmente en la Plaza de Toros de esta ciudad donde son asesinados aproximadamente 140 toros en la llamada: temporada grande.

Lamentablemente México carece de un marco jurídico integral que vele eficientemente por la protección de los animales, que se aplique cabalmente para salvaguardar su bienestar e integridad y que procure, consecuentemente, el respeto de estos animales.

Por lo anteriormente expuesto es que el día de hoy vengo a presentar la iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma y adiciona el artículo 87 Bis, 2, de la Ley General del Equilibrio ecológico y la Protección al Ambiente, la cual busca prohibir, torturar o matar a cualquier animal en espectáculos públicos o privados en arenas o plazas.

Si deseamos atajar la violencia en general, y en este caso específico contra los animales de cualquier especie, debemos de empezar a construir una sociedad basada en el respeto a la vida y a los demás.

Es tiempo de dejar atrás esta anticuada práctica, la cual se remonta a los sangrientos juegos romanos, y es momento de avanzar en una dirección más humanitaria.

En Encuentro Social nos preocupamos y ocupamos en defender y legislar en pro, y sin distinción alguna la vida de cualquier ser vivo. Otro México en el que la violencia no sea normalizada y vista como un espectáculo, tenemos que hacerlo nosotros, y a pesar de aquellas amenazas que he recibido en redes sociales por presentar esta iniciativa, yo voy a seguir luchando por los derechos de los animales. La calidad humana de una persona comienza desde el momento en que se sensibiliza ante el dolor de algún ser vivo.

Comencemos a cambiar al país y lucharé de aquí hasta las últimas consecuencias para que se dejen de violentar a los seres vivos. Es cuanto. Buen día.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Buen día. Túrnese a la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, para dictamen.