El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Tiene la palabra por cinco minutos la diputada Julieta Macías Rábago, para presentar proposición con punto de acuerdo por el que se exhorta al gobierno federal a ejecutar acciones que garanticen la conservación del medio ambiente y el cumplimiento de la normatividad aplicable en el desarrollo del proyecto del Tren Maya, suscrito por distintas diputadas del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano.

La diputada Julieta Macías Rábago: Gracias, presidente. En repetidas ocasiones el titular del Ejecutivo ha insistido en que durante su administración al margen de la ley nada. Por encima de la ley nadie.

Es por ello que sorprenden las condiciones en las cuales el proyecto del Tren Maya está siendo integrado incumpliendo con diversos requerimientos normativos nacionales, así como de instrumentos internacionales y comprometiendo el cuidado y conservación de una de las áreas naturales de mayor importancia en el país por su riqueza y diversidad.

Los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, por los cuales se prevé que la ruta del tren sea establecida, son hogar para miles de especies vegetales y animales muchos de los cuales se encuentran clasificados como especies protegidas o en peligro de extinción.

En esa área de nuestro país están ubicadas zonas de conservación ambiental de transcendental importancia como las reservas de la biósfera Pantanos de Centla, Calakmul y Sian Ka’an, así como de áreas naturales protegidas y humedales de importancia internacional que en conjunto constituyen eslabones de una cadena de flora y fauna con un alto grado de interconectividad entre sus ecosistemas, y que son parte integrante del corredor biológico mesoamericano.

El tapir centroamericano es una de las especies que habitan la zona, mismo que está clasificado como especie en peligro de extinción, principalmente como consecuencia de la pérdida de su hábitat.

De acuerdo con el doctor Eduardo Mendoza Ramírez, director del Museo de Historia Natural “Manuel Martínez Solórzano”, se estima que en los últimos 30 años la población de esta especie se ha reducido a la mitad, quedando alrededor de 5 mil ejemplares de los cuales mil habitan en nuestro país.

El tapir centroamericano está catalogado como el número 28 de 100 en la lista de especies irreemplazables en riesgo de extinción, en la cual además se señalan a las carreteras y vías de tren y las modificaciones al ecosistema entre las principales amenazas a las que se enfrenta esta frágil especie.

Señalamientos que pueden ser encontrados en el programa de acción para la conservación de la especie publicado por Semarnat en 2009, en el cual se hace énfasis en que los efectos de la fragmentación y pérdida de los bosques tropicales sobre las poblaciones de tapires consiste en que la densidad poblacional del tapir disminuye conforme su hábitat sufre un mayor grado de deforestación y fragmentación.

Un claro ejemplo de este fenómeno se observa en la Selva Lacandona de Chiapas donde los tapires son relativamente comunes dentro de las grandes áreas protegidas como la Reserva de la Biósfera Montes Azueles y Lacantún.

Sin embargo estos mamíferos prácticamente han desaparecido en lo localidades a sólo unos pocos kilómetros de estas áreas, donde los bosques y la vegetación nativa han sido severamente fragmentadas.

El venado cola blanca es otra especie que se encuentra en esta zona, uno de sus hábitats y que podría resultar afectado en este proceso, pues además de enfrentarse a la cacería furtiva, el establecimiento de barreras físicas como lo son las vías del tren, constituye un obstáculo a los flujos naturales de paso y apareamiento.

El jaguar, considerado también especie en peligro de extinción, podría resultar gravemente afectado de no tomarse medidas específicas para su protección en el proyecto en cuestión. Este felino encuentra las reservas de la biósfera Calakmul, en Campeche y Sian Ka’an, en Quintana Roo, dos de sus principales hábitats, por lo que la conservación de las mismas resulta indispensable para evitar que la población de jaguar disminuya en nuestro país.

El pavo celado y el pecarí de labios blancos son también especies en peligro de extinción que se encuentra en la zona del corredor Calakmul-Sian Ka’an.

La conservación de los humedales costeros como ecosistema, así como de las especies de mangle que los constituyen, resulta también de enorme importancia ecológica por los servicios ambientales que brindan, pues además de ser zonas de alimentación y refugio para muchas especies, también actúan como sistemas naturales de control de inundaciones, barreras contra huracanes y erosión, filtros biológicos que mejoran la calidad del agua, entre otras.

Al respecto de los señalados riesgos ambientales, diversas organizaciones de la sociedad civil, así como académicos, han manifestado su preocupación y la necesidad de tomar medidas para evitar que crezca más aún el daño ecológico.

El pasado 15 de noviembre académicos de la UNAM, el Colmex y el INAH manifestaron la necesidad de realizar un estudio amplio de los impactos ecológicos, culturales y al patrimonio arqueológico antes de emprender un proyecto de esta magnitud.

Por lo anterior es que someto a su consideración el siguiente punto de acuerdo:

Por el que se exhorta a Fonatur, en su calidad de encargada del proyecto, a presentar para conocimiento público, el proyecto ejecutivo completo del proyecto del tren maya. A realizar la Manifestación de Impacto Ambiental. A desarrollar...

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Concluya.

La diputada Carmen Julieta Macías Rábago: Termino, presidente. En conjunto con Semarnat y Conabio un programa integral de manejo ambiental, que contemple acciones para evitar causar daño a la flora, fauna que habita la zona.

Estamos a tiempo, compañeros, de evitar el grave e irreparable daño ambiental que este proyecto puede causar...

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Concluya, por favor.

La diputada Carmen Julieta Macías Rábago: Termino. Y es obligación de todas y de todos participar e involucrarnos para proteger las invaluables riquezas naturales de nuestro territorio, indispensables para nuestra subsistencia. Gracias, presidente.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Consulte la Secretaría a la asamblea, en votación económica, si se considera de urgente resolución.

El secretario diputado Héctor René Cruz Aparicio: Se consulta a la asamblea, en términos del artículo 100, numeral 2 del Reglamento, si se considera de urgente resolución. Las diputadas y los diputados que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Las diputadas y los diputados que estén por la negativa sírvanse manifestarlo (votación). Mayoría por la negativa, señor presidente.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: No se considera de urgente resolución. Se turna a la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales, para dictamen.

La diputada Dulce Alejandra García Morlan (desde la curul): Presidente.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: Sí, diputada, ¿con qué objeto?

La diputada Dulce Alejandra García Morlan (desde la curul): Señor presidente, solicito la palabra para hechos, para hablar sobre el tema.

El presidente diputado Marco Antonio Adame Castillo: No se aceptó a discusión, diputada. Le sugiero si más adelante, al final de la sesión, quiere hacer algún pronunciamiento, podrá solicitar para hechos.