La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Tiene la palabra hasta por cinco minutos la diputada Mirtha Iliana Villalvazo Amaya, del Grupo Parlamentario de Morena, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma los artículos 154 y 162 de la Ley del Seguro Social.

La diputada Mirtha Iliana Villalvazo Amaya: Con su venia, señora presidenta. Compañeras y compañeros diputados, esta propuesta busca modificar los artículos 154 y 162 de la Ley del Seguro Social, pues consideramos que como esta ley hoy está relacionada en estos artículos, las mujeres se encuentran en desventaja frente a las condiciones de los hombres.

La legislación actual exige los mismos requisitos que deben cumplir ambos géneros, pero sus condiciones para lograr un empleo formal, mantenerlo, gozarlo, con prestaciones, son distintas.

Culturalmente, las mujeres son quienes abandonan más fácil sus empleos o toman trabajos que requieren jornadas más cortas para hacerse cargo de responsabilidades familiares. Esto ocasiona que tengan menos semanas de cotización respecto a los hombres, impidiendo así que gocen de las prestaciones que la ley ofrece, como una pensión.

Con esta propuesta buscamos disminuir el caso de las mujeres, la cotización de mil 259 a mil 145, equivalente a 2 años, cantidad que consideremos razonablemente conforme a su esperanza de vida de mujer.

Hoy la esperanza de vida de un hombre es de 73 años y la esperanza de vida de una mujer es de 78 años.

Esta iniciativa no es una propuesta feminista sino pensada desde las cifras oficiales que observamos en las mujeres mexicanas con las que publica el Inegi en su encuesta nacional de ocupación y empleo al señalar que cerca del 60 por ciento de estas mujeres se encuentran en el sector informal.

Es decir, la mujer presenta mayor dificultad al intentar introducirse al mercado formal, con un buen salario donde sean retribuidas de igual forma que los hombres. Dificultad así a alcanzar cotización respecto a las semanas necesarias para tener un retiro de cesantía de edad avanzada y vejez.

Compañeras y compañeros, si bien es cierto en muchos aspectos sí han alcanzado la paridad, aún vemos prácticas donde mujeres reciben salarios menores al de los hombres por el mismo trabajo donde los asesores prefieren otorgárselos a los hombres y donde los puestos de dirección también son para ellos.

Y así, además de estos, si le sumamos la idiosincrasia donde tradicionalmente las mujeres mexicanas han jugado un papel predominante dentro de sus familias donde se hacen cargo del cuidado de sus hijos y de las tareas del hogar aportando así el 77.2 por ciento del tiempo que le demanda el hogar al interior de sus familias, frente al 20.8 por ciento que dedican los hombres y que, claro, estas son actividades de ser no remunerables para la mujer, pero es igual para los hombres.

Es por esto que consideramos debemos ser sensibles ante la realidad de las trabajadoras mexicanas. Es notable la desigualdad existente entre hombres y mujeres, tanto en el sector laboral, como en el interior de sus hogares. Las trabajadoras con esta realidad difícilmente alcanzan la cotización de su cuenta individual para tener un digno retiro.

Invito a ustedes diputados y diputadas, a que se sumen a esta propuesta para una mejor calidad de vida de nuestras mujeres mexicanas y exhorto a la presidenta María del Carmen Benítez, a que se sume a esta propuesta –presidenta de Seguridad Social– y me apoye a dictaminar a favor el artículo 154 y 162. Es cuanto, diputada presidenta, gracias.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Muchas gracias, diputada Villalvazo Amaya. Túrnese a la Comisión de Seguridad Social para dictamen.