La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene la palabra el diputado Juan Francisco Ramírez Salcido, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, hasta por cinco minutos.

El diputado Juan Francisco Ramírez Salcido: Con su permiso, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

El diputado Juan Francisco Ramírez Salcido: Compañeras y compañeros diputados, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, uno de cada 160 niños padece algún trastorno del espectro autista. Dichos trastornos presentan su origen en la infancia y tienden a presentarse hasta la adolescencia y edad adulta en la mayoría de los casos se manifiesta durante los primeros cinco años de vida.

Según estudios realizados en los últimos 50, años la prevalencia mundial de dichos trastornos presenta un importante aumento, existen muchas explicaciones posibles para este aparente incremento de la prevalencia, entre las que destacan la ampliación de los criterios diagnósticos, mejores herramientas de investigación y mejor comunicación entre la comunidad médica.

Los trastornos del espectro autista pueden limitar de manera significativa la capacidad de una persona para sus actividades cotidianas y su participación en la sociedad. A menudo influyen negativamente en los logros educativos, sociales y laborales.

Sin embargo, es bien sabido que algunas personas con trastornos del espectro autista pueden desarrollar una vida de forma completamente independiente, por su parte existen otras con discapacidades graves que necesitan constante atención y apoyo durante toda su vida.

En muchas ocasiones estos trastornos suponen una carga emocional y económica, tanto para las personas que lo padecen, como para sus familiares. El cuidado de casos graves puede ser exigente, especialmente donde el acceso a los servicios y apoyo son inadecuados e insuficientes.

En este orden de ideas, múltiples estudios e investigaciones clínicas colocan al síndrome de Asperger dentro de los trastornos del espectro autista. Este se define por presentar rutinas y comportamientos sumamente repetitivos, una preocupación inusual hacia un objeto en particular, abstrayendo a la persona de otras actividades, peculiaridades en el lenguaje, así como estar en constante aislamiento derivado de su comportamiento social y emocionalmente inadecuado, expresado en la incapacidad de interactuar exitosamente con otros personas.

Por su parte, en lo referente a la capacidad y desarrollo intelectual no se detectan diferencias sustantivas entre las personas que padecen este síndrome con aquellas que se encuentran dentro de los parámetros de normalidad, aunque las limitaciones en la integración social y la comunicación con otros suelen aparentar inteligencia disminuida.

Como uno de los trastornos del espectro autista, el síndrome de Asperger se considera como una discapacidad que limita de forma importante aspectos de la persona, sobre todo lo referente a la interacción social. Las personas con dicho padecimiento sufren a menudo estigmatización y discriminación, en particular privaciones injustas en materia de salud, educación y oportunidades para participar activamente en sus comunidades.

Al igual que el resto de los individuos, quienes padecen dicho síndrome, tienen los mismos problemas de salud que afectan a la población en general, además de presentar otras necesidades existenciales relacionadas con su padecimiento pueden ser más vulnerables a padecer enfermedades no transmisibles crónicas debido a factores de riesgo como inactividad física o malas preferencias dietéticas y asimismo corren mayor riesgo de sufrir violencia, lesiones y abusos.

Es por ello que requieren de servicios de salud accesibles para sus necesidades sanitarias generales y en particular de promoción, prevención y tratamiento de enfermedades agudas crónicas.

Derivado de lo anterior, quienes integramos el Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano votaremos a favor del presente dictamen ya que consideramos de vital importancia que nuestras instituciones de salud y educativas implementen las medidas y acciones necesarias a fin de que nuestros niños y adultos con síndrome de Asperger puedan desarrollar una vida independiente y con el mismo acceso a oportunidades. Es cuanto, muchas gracias.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias.