La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene el uso de la palabra la diputada Claudia Reyes Montiel, del Grupo Parlamentario del PRD.

La diputada Claudia Reyes Montiel: Con su permiso, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Claudia Reyes Montiel: “No todo lo que se sale de la línea de lo normal debe ser necesariamente tratado como inferior”. Hans Asperger.

Considerado como parte de la condición el espectro autista, el Síndrome de Asperger es un trastorno de desarrollo cerebral muy frecuente, que se presenta de 3 a 7 por cada mil niños de 7 a 16 años y tiene mayor incidencia en los niños que en las niñas. Sus efectos se reflejan en la forma como la persona se comporta e interactúa con otros, se comunica y aprende.

La persona que lo presenta tiene un aspecto físico anormal. Capacidad normal de inteligencia, habilidades especiales en áreas restringidas, pero tiene problemas para relacionarse con el resto de las personas.

En ocasiones presenta comportamientos inadecuados, como lo es relacionarse con adultos que con los niños de la misma edad y no disfruta normalmente del contacto social.

En algunos casos cuenta con fortalezas y habilidades tales como tener una inteligencia superior a la media, ser capaces de aprender cosas en detalle, recordar la información por largos periodos, tener una gran memoria visual y auditiva o sobresalir en áreas como las matemáticas, la ciencia, la música y el arte.

A nivel internacional y nacional existe protección jurídica para las personas con discapacidad, pero hay barreras sociales que limitan su participación.

Es necesario resaltar que en la medida en que las personas con este síndrome alcancen la edad adulta, la realidad que tienen para enfrentarse se vuelve especialmente dramática ante la falta de oportunidades y apoyos específicos para acceder a la atención especializada, al empleo o a la vida independiente. Es entonces cuando el riesgo de sufrir discriminación y exclusión social se incrementa significativamente para esta población, con las consecuencias que esto tiene para su calidad de vida y para el disfrute de sus derechos como ciudadanos.

Hasta ahora han sido las familias quienes han tomado en sus manos las intervenciones y servicios especializados que las personas con este síndrome requieren, asumiendo los altos costos que ello implica y las repercusiones en su vida laboral.

Ante ello, se vuelve indispensable la existencia de la amplia red de apoyo familiar, social y estatal que coadyuve y fomente la participación e inclusión de las personas con autismo.

En México existe la Ley General para la Atención y Protección a Personas con Condición de Espectro Autista, de la cual recientemente ha sido aprobada una reforma en esta Cámara y en espera de dictaminación y aprobación en la Cámara de Senadores.

En esta reforma se incluye a las personas con este síndrome, pero aún con ello se requieren herramientas para que el derecho a la no discriminación sea real. Sin duda es necesario que el objetivo de la aprobación de este, el Día Nacional del Síndrome de Asperger, sea el de sensibilizar y realizar campañas de información sobre las características propias de la condición del espectro autista, a fin de crear conciencia e inclusión de estas personas en la sociedad.

Sabemos que, pese a los avances jurídicos señalados, es notorio que nuestra sociedad no está suficientemente sensible y preparada para convivir con las niñas, niños, adolescentes o con los adultos con discapacidad, lo cual abre otro terreno en el que también debemos lograr la igualdad.

Por ello, señoras y señores legisladores, el Partido de la Revolución Democrática votará a favor del dictamen en comento, ya que debemos reconocer que las personas con este síndrome son igual de capaces que cualquier otro integrante en nuestra sociedad.

Por tanto, requerimos avanzar para alcanzar la garantía, el uso de sus derechos y la plena ciudadanía de las personas afectadas por este síndrome, favoreciendo y apreciando sus cualidades, aceptando su diversidad, impulsando su inclusión, bienestar y su contribución positiva al mundo que todos y todas compartimos. Es cuanto, presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias.