La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Tiene la palabra hasta por cinco minutos la diputada Marina del Pilar Ávila Olmeda, del Grupo Parlamentario de Morena, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que adiciona el artículo 33 de la Ley General de Educación.

La diputada Marina del Pilar Ávila Olmeda: Gracias, presidenta. Compañeras y compañeros diputados. Estoy convencida de que ninguno de nosotros estamos aquí, ni hemos venido a este lugar a calentar la silla de quienes nos antecedieron. Al menos yo vine aquí a trabajar, a ocupar este espacio que casi 100 mil mexicalenses me otorgaron con su confianza, con su voto el pasado primero de julio.

Por eso cada día, cada minuto pienso en cómo poder apoyar, en cómo utilizar este lugar, el poder que me dieron esos mexicanos, esas mexicanas, para ayudar a millones de personas.

Es por eso que el día de hoy me encuentro frente a ustedes con la finalidad de presentar esta iniciativa con la cual pretendo ayudar a millones de niñas y niños mexicanos que se encuentran en un estado de vulnerabilidad con alguna capacidad distinta o discapacidad.

El Inegi refiere que 3.8 millones de personas con discapacidad presentan rezago educativo. La igualdad educativa no se limita solamente al exceso universal a los servicios, sino que requiere de una atención diferenciada que responda la variedad de las necesidades que presentan cotidianamente los alumnos. En ese sentido es necesaria la ejecución de políticas compensatorias que dirijan la asignación de recursos y esfuerzos pedagógicos a los sectores de la población más desfavorecidos con el fin de garantizarles acceso, permanencia y conclusión exitosa de sus estudios.

En México, según el Inegi, existen 25 millones 777 mil 384 estudiantes, de los cuales los que tienen alguna discapacidad, menores de 29 años, son un número muy reducido. Por ello es que se les debería de dar una atención económica necesaria para que puedan continuar sus estudios. La realidad es que esto casi no sucede, han sido olvidados por los gobiernos.

Según el reporte sobre el Estado Mundial de la Infancia elaborado en 2013 por UNICEF, los niños con discapacidad tienen una menor posibilidad de ir a la escuela. El 47 por ciento no va al preescolar, el 17 por ciento no asiste a educación primaria, el 27 por ciento nunca llega a estudiar la secundaria, ya ni hablar del nivel medio superior, mucho menos el nivel superior.

Es decir, en México las personas con capacidades especiales están en el sexto grupo más discriminado, según la Encuesta Nacional sobre Discriminación.

Si establecemos becas en la educación para discapacitados como una norma en la educación, estaremos dando un paso más en el fortalecimiento del sistema educativo nacional. Para ello, pensando en el número de discapacitados que estudian en cualquier nivel educativo, no es algo oneroso. Si tenemos voluntad para ayudarlos, podemos darles un poco de lo mucho que merecen.

Debemos dejar de invisibilizarlos y discriminarlos por su condición personal, ya que a menudo estas personas quedan atrapadas en un círculo de perpetua pobreza y exclusión.

Por ello, la regulación de las becas y ayuda al estudio, no puede desconocer las situaciones de agravio económico que sufre el alumnado en general, pero máxime, el que cursa con discapacidad.

Las becas para discapacitados que hoy solicito, deben verse compensadas con una adecuada política, ya que es significativa la desigualdad de oportunidades por los escasos recursos económicos debido a los gastos que deben afrontar en general las familias en las que un miembro de la misma padece discapacidad y que pretende estudiar.

Amén de las demás desigualdades como la segregación, la falta de oportunidades, abusos y las malas prácticas en general...

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Señora diputada, su tiempo se ha agotado.

La diputada Marina del Pilar Ávila Olmeda: ... se les aplica a dichas personas. Debemos avanzar en esta situación. El próximo gobierno ha hablado sobre el tema de las becas a personas con discapacidad, y es por eso que el día de hoy les propongo –estoy ya por terminar– esta iniciativa para quedar como sigue, que se agregue la fracción VIII al artículo 33 de la Ley General de Educación, para quedar como sigue:

Se desarrollarán y aplicarán programas y se otorgarán becas obligatorias...

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Compañera diputada, su tiempo se ha agotado.

La diputada Marina del Pilar Ávila Olmeda: Muchas gracias, presidenta.

La presidenta diputada Dulce María Sauri Riancho: Gracias, diputada. Túrnese a la Comisión de Educación, para dictamen.