El presidente parlamentario Enrique Álvarez González: Esta Presidencia le concede el uso de la tribuna al diputado Miguel Ángel Sulub Caamal, para que nos dirija unas palabras. Adelante, diputado.

El diputado Miguel Ángel Sulub Caamal: Muy buenas tardes tengan todos ustedes, ¿cómo están?

Con mucha expresividad, no solamente en las palabras sino sin duda también en sus rostros y en sus espíritus.

Con su permiso, presidente. Jóvenes integrantes de la Mesa Directiva de este Segundo Parlamento Mexicano de la Juventud, sin duda ha sido una gran jornada la que se ha desarrollado a lo largo de estos días, y sin duda han sido arduas las jornadas pero también llenas de mucha actitud, llenas de muchas propuestas, pero sobre todo, llenas de un gran ánimo para hacer que esas propuestas se puedan concretizar.

Y en medio de esta gran jornada quisiera compartirles las siguientes reflexiones. Frente al hartazgo y descontento social, frente a la que crisis de credibilidad que existen en todas nuestras instituciones hoy en día, frente al clima de inseguridad y violencia que impera en algunas regiones, frente a la desigualdad social y a la falta de inclusión que ya bien se señalaba en este recinto, frente a las noticias en su mayoría negativas que se difunden a través de los diversos medios de información y a través de las redes sociales, en donde muchas veces también nosotros participamos y ayudamos en su difusión, y que sin duda esas noticias negativas son las que sorprendentemente más se difunden; y frente a la desconfianza que existe entre nosotros mismos, entre quien está sentado a mi lado o está parado a mi lado, frente a la desconfianza que muchas veces pueden existir en las familias, en la escuela o en cualquier entorno en donde nos desenvolvemos, que muestran que tenemos una sociedad en crisis y un México resquebrajado.

Déjenme decirles que este espacio de participación y expresión, que este Parlamento Mexicano de la Juventud deja testimonio que fue un gran acierto el proponer, y que esta legislatura federal aprobara llevar a cabo año con año este ejercicio. Que esa aprobación permitiera tener este segundo, ya este Segundo Parlamento Mexicano de la Juventud, y esperemos que vengan muchos más. Pero más que nada, ustedes hoy con su participación, con sus expresiones, con el largo trabajo realizado a través del mecanismo de comisiones dan testimonio de que el mejor presente y el mejor futuro que México puede tener esta en todos los mexicanos, y de forma muy especial, está en cada uno de ustedes que representan a esa gran masa juvenil que hoy tenemos en México. De Verdad muchísimas felicidades, porque ustedes representan ese rostro de esperanza que podamos tener como mexicanos.

Quisiera también compartirles que hoy me ha quedado también en lo personal claro, y creo que a todos los que los hemos escuchado, que siempre escuchamos decir que hoy es el tiempo de los jóvenes ¿pero qué significa verdaderamente el tiempo de los jóvenes? Hoy ustedes son parte representativa de toda esa gran población joven que habita en el territorio mexicano.

Pero hoy con sus expresiones, con sus actitudes, con sus comportamientos, nos muestran que en México el tiempo de los jóvenes significa lo que hemos palpado hoy con ustedes. Que México tiene una juventud que sabe y quiere expresarse. Que no gritar. Que sabe expresarse con firmeza. Que tiene una juventud critica que sabe decidir. Que sabe deliberar. Que está en contra de todo lo que atente con su entorno, con su medio ambiente.

Pero que también es una juventud que se preocupa y se ocupa en generar soluciones a los problemas y a los retos que hoy existen. Que es una juventud que quiere ser solidaria e inclusiva en todos los aspectos. Que es una juventud que frente a la diversidad de ideas sabe discutir con mucha pasión, pero sabe también llegar a acuerdos muy importantes. Una juventud que quiere decidir qué es lo que quiere de su destino, qué es lo que quiere para su proyecto personal, para su proyecto familiar, pero también para su nación.

Pero que también está dispuesta a ser responsable y a asumir las consecuencias de sus actos y de sus decisiones. Una juventud que como ya bien se decía en esta tribuna, quiere que se cumpla y que se aplique la ley, pero que tampoco se raja para poder observarla, para poder cumplirla y ser congruente con lo que quiere, pero también con lo que actúa.

Y en medio de esto, en medio de esta actitud que ustedes nos han dado ejemplo en estos días, créanme que renace esa verdadera esperanza de que, claro que podemos darle el rostro de la política que todos queremos. Claro que podemos rescatar ese verdadero rostro de la política que muchas veces ha sido manchada, que ha sido menoscabada. Que podemos con ustedes, con esa gran fuerza que tiene México en sus jóvenes, devolverle la confianza y a credibilidad a las instituciones, que podemos hacer verdaderamente del servicio en las instituciones la más firme carta de conducta de todos los mexicanos.

Y claro que podemos restaurar, bajo esa circunstancia, nuestra identidad y el orgullo que tenemos como mexicanos, pero ante todo, hacer que en el territorio nacional exista siempre un ánimo positivo, un ánimo constructivo, un ánimo en donde todos nos ayudemos a superar nuestras desventajas personales, familiares, sociales, y ni qué decir de aquellas regionales.

Que podemos pasar de un entorno en donde predominan siempre las noticias negativas a un entorno en donde predominen... Perdón. Vivimos en un entorno donde predominan las noticias negativas, pero podemos hacer que exista un entorno donde lo que prevalezca sean las noticias positivas.

Que estas noticias positivas nos motiven, nos animen a superar nuestros retos y a ser cada vez mejores, en donde lejos de que la información que salga en los periódicos, veamos en la televisión, se escuche en la radio, lo veamos en las redes sociales, sea de que a un joven le fue arrebatada o se quitó la vida, veamos noticias como por ejemplo de que Isaac Jair Jiménez, es un joven genio matemático que fue ganador de una competencia internacional en China frente a más de 700 personas.

En donde por ejemplo resaltemos que Isaac Hernández, fue ganador del Oscar de la Danza y que es el primer mexicano en lograr este premio. En donde resaltemos por ejemplo que Julián Ríos Cantú, fue el ganador de un concurso de emprendimiento, de un concurso mundial de emprendimiento, por haber diseñado un brasier con biocensores para la detección oportuna del cáncer de mama.

¿Y cuántas noticias de esta naturaleza no existen que nos pueden motivar, que nos muestran hasta dónde podemos ser capaces? ¿Hasta dónde pueden ser capaces ustedes los jóvenes, y que muchas veces no las difundimos, y en cambio difundimos más noticias negativas que positivas?

Esa es la juventud que ustedes representan, en donde no hay negatividad, en donde todo es positivo, y con ese positivismo todo se puede lograr. Ustedes son el más claro ejemplo de que sí se puede, que sí podemos lograr nuestras metas, que sí podemos lograr nuestras máximas aspiraciones como nación.

Por eso yo les reitero mi reconocimiento, mi felicitación por haber ocupado este espacio de participación que fue precisamente propuesto y aprobado para cada uno de ustedes y para los millones de jóvenes mexicanos que están deseosos de expresarse, que están deseosos de construir un México, un México en donde exista desarrollo, donde exista progreso, donde existan oportunidades, donde exista prosperidad y felicidad no solamente en el discurso, sino en la realidad.

Muchísimas felicidades. Muchísimas felicidades porque también sabemos que de los retos que ustedes enfrentaron en estos días, fue confrontar sus ideas, confrontar sus perspectivas, discutir con mucha pasión, enojarse, tal vez, buscar el apoyo de otros compañeros de esta legislatura, de este Parlamento Mexicano de la Juventud para lograr el apoyo a sus ideas.

Pero después de la discusión, después de esa pasión, démonos la mano, porque lo único que nos debe unir en nuestro actuar diario, en la familia, en la escuela, en el trabajo, en cualquier lugar donde nos desenvolvamos, es el amor hacia México, hacia este gran país del cual formamos parte, y que si lo logramos, si logramos unirnos fuera de colores, fuera de ideologías, tan solamente teniendo en la mano y en el corazón a México, juntos podemos lograr más. Muchísimas gracias.

El presidente parlamentario Enrique Álvarez González: Gracias a las y los diputados por tan espléndidas palabras. Esta Presidencia agradece su asistencia al Segundo Parlamento Mexicano de la Juventud.

Se invita a las y los parlamentarios juveniles que cumplan sus compromisos durante el año en el que desempeñarán su cargo para el fueron electos.

Hagamos de la política una vocación, una profesión. Vivamos para la política y no de la política, porque... humano nos es ajeno.

Hago votos para que el Tercer Parlamento Mexicano de la Juventud se realice con éxito el próximo año.