La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, la diputada Socorro Irma Andazola Gómez, del Grupo Parlamentario de Morena, para presentar iniciativa con proyecto de decreto por el que se declara el 28 de abril de cada año como Día Nacional de la Herbolaria y la Medicina Tradicional Mexicana.

La diputada Socorro Irma Andazola Gómez: Con su permiso, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante, compañera diputada.

La diputada Socorro Irma Andazola Gómez: Compañeras y compañeros, la iniciativa que me permito presentar a esta soberanía aborda un tema al que es necesario darle la importancia que se merece, porque lo que significa para nuestra identidad cultural, para una gran parte de la población de nuestro país.

La herbolaria y la medicina tradicional deben ser posicionadas en su justa dimensión y valor para entender que se trata de un bien biocultural de nuestro país. Este sector está compuesto por una cadena productiva que incluye, entre otros, a campesinos que cultivan y recolectan plantas medicinales, acopiadores, transformadores, comercializadores, terapeutas y médicos tradicionales.

La importancia de la actividad en este sector incluye aspectos culturales, científicos, económicos, educativos y de salud pública. Sobre todo, en la prevención, que significaría importantes ahorros de recursos a nivel nacional.

En cuanto a lo económico, se estima que en nuestro país se consumen más de 54 mil toneladas de plantas medicinales al año y una derrama estimada en varios cientos de millones de pesos al año.

Asimismo, permítanme comentar algunos antecedentes históricos para poner en contexto la necesidad de reconocer la importancia cultural de tener un Día Nacional de la Herbolaria y la Medicina Tradicional Mexicana.

Desde antes de la época de la conquista los conocimientos de las propiedades de la flora curativa de nuestro país, o sea de las plantas medicinales, fue la forma de encontrar la solución de diversas afecciones en la salud de nuestros ancestros e incluso los propios conquistadores comprobaron la eficiencia de la medicina indígena a base de hierbas y métodos de curación tradicionales.

Por lo que existen hechos históricos que se narran en los que se asegura que el propio Hernán Cortés en peligro de perder su vida por una herida en la cabeza, recibida en la Batalla de Otumba, fue diestramente curado por los médicos tlaxcaltecas, razón por la que los altos mandos y jerarcas de esa época preferían la curación de sus afecciones por medio de la medicina tradicional mexicana.

Una de las principales aportaciones de la iniciativa es hacer visible este sector tan olvidado que carece de políticas públicas para su desarrollo, explotación, evolución y, como lo dije antes, se valore como un bien biocultural y a partir de ahí aprovechar que en nuestro país se tienen plantas endémicas y conocimientos tradicionales y culturales que están amenazados con su extinción.

Todo ello para encontrar la ruta correcta y ser con el tiempo la potencia que debería ser México en esta materia, no solo a nivel nacional, sino mundial, porque hoy por hoy existe evidencia que mejor otros países están explotando por medio de transnacionales esos bienes y materias primas que obtienen de nuestro querido México.

De aprobarse la iniciativa seguramente se empezará a pensar en cómo transitar a mejores condiciones de desarrollo del sector y en un futuro, incluso, un marco legal acorde a la realidad del mismo y propiciar las condiciones óptimas y sustentables de desarrollo y evolución con los beneficios colaterales que esto conlleva, incluyendo el hecho de mejoramiento en los métodos de comercialización, capacitación, programas gubernamentales, producción, garantías y otros.

Por lo que el tener un reconocimiento a este sector, primero, aportaría un sentido de pertenencia cultural que no permita que se pierdan las tradiciones y conocimientos ancestrales, así como el reconocimiento de este sector como un patrimonio intangible, tangible, popular y cultural de México, y, segundo, que permita que esa identidad impulse a los integrantes del sector a organizarse y encontrar, en coordinación con el Estado, la legitimación de la urgencia de atender sus necesidades para su desarrollo.

Ahora bien, y para finalizar, les comparto que se ha elegido el día 28 de abril de cada año para proponerlo como el Día Nacional de la Herbolaria y Medicina Tradicional Mexicana, porque ese día es el aniversario del natalicio del rey Acolmixtli Nezahualcóyotl en 1402, quien fue el fundador del primer centro de cultivo y estudio de plantas medicinales en el cerro de Tezcutzingo, Texcoco. Por su atención muchas gracias.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias. Túrnese a la Comisión de Gobernación y Población para su dictamen.

Por parte de las diputadas del estado de Hidalgo Marivel Solís Barrera, Lidia García Anaya e Isabel Alfaro Morales, les damos –y toda esta Cámara– la más cordial bienvenida a los alumnos del segundo semestre de licenciatura en Derecho de la Universidad Autónoma del estado de Hidalgo, quienes están de visita y nos acompañan. Sean bienvenidas, bienvenidos.