La presidenta diputada Martha Sofía Tamayo Morales: Agradezco a la diputada María Eugenia Ocampo Bedolla su comprensión por la confusión en el turno, y le pedimos que pase a hacer el uso de la voz hasta por diez minutos y presentar su iniciativa a nombre del Grupo Parlamentario de Nueva Alianza, en donde presenta proyecto de decreto para reformar el artículo 23 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Adelante, diputada.

La diputada María Eugenia Ocampo Bedolla: Gracias, presidenta. Con el permiso de la Presidencia, compañeras y compañeros legisladores. Me dirijo a esta asamblea para presentar la iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforma el artículo 23 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuya finalidad es conferir certeza jurídica en la redacción del artículo 23 de la Constitución e incorporar el sobreseimiento.

Como sabemos, el artículo 23 de nuestra Carta Magna señala: Ningún juicio criminal deberá tener más de tres instancias. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito, ya sea en el juicio que se le absuelva o se le condene. Queda prohibida la práctica de absolver de la instancia.

La redacción de dicho precepto es inadecuada y conduce a errores de interpretación, toda vez que gramaticalmente se puede entender que si una persona comete cualquier delito o en un primer proceso se le condena o absuelve, al volver a cometer delitos de la misma índole se dé origen a un segundo juicio. Este ya no tendría razón de ser, dado que violarían flagrantemente el artículo en cuestión al actualizarse la hipótesis que indica: Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito.

La garantía que pretende preservar se traduce en la prohibición de un nuevo juicio sobre los mismos hechos, que han sido materia de la sentencia dotada por la autoridad de cosa juzgada. Es decir, refiere a los mismos hechos, no al mismo delito.

Por otra parte, el texto constitucional es omiso al mencionar la figura del sobreseimiento, que es una resolución que pone término a la instancia, con absolución del inculpado, pero esta es distinta a la sentencia.

De acuerdo con el artículo 328 del Código Nacional de Procedimientos Penales, el sobreseimiento firme tiene efectos de sentencia absolutoria, pone fin al procedimiento en relación con el imputado, en cuyo favor se dicta e inhibe una nueva persecución penal por el mismo hecho y hace cesar todas las medidas cautelares que hubiera dictado.

La iniciativa que pongo a consideración de esta honorable asamblea busca considerar, en primer término, dotar de certeza jurídica al principio de que una persona absuelta por una sentencia firme no podrá ser sometida de nuevo a un juicio con los mismos hechos y, por otro lado, confiere fundamento constitucional a la figura de sobreseimiento.

En Nueva Alianza nos comprometemos a mejorar nuestra legislación para contar con normas claras, que sean aplicables, coincidentes con el respeto irrestricto a los derechos humanos. Por tal motivo, consideramos imperativo adecuar nuestra Carta Magna con los compromisos internacionales al que nuestro país ha signado en esta materia. Por su atención, muchas gracias. Es cuanto.

La presidenta diputada Martha Sofía Tamayo Morales: Gracias, diputada. Túrnese a la Comisión de Puntos Constitucionales, para dictamen.