La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene la palabra hasta por cinco minutos, la diputada Nelly Carrasco Godínez, del Grupo Parlamentario de Morena, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma y adiciona diversas disposiciones de la Ley de Salud, para tener derecho al acceso a la reconstrucción mamaria gratuita.

La diputada Nelly Minerva Carrasco Godínez: Con permiso de la Presidencia.  Compañeras, compañeros diputados, ciudadanos que nos siguen a través del Congreso. Presento antes ustedes la iniciativa de reforma a diversas disposiciones a la Ley General de Salud.

Es simple, pero muy importante la premisa que planteo. Los artículos que proponemos reformar de la Ley General de Salud son el 3o., 13, 27, 33, 51 Bis 1, y Bis 4, así como el 194 Bis.

La propuesta es que toda mujer que haya perdido uno o ambos senos como consecuencia del terrible flagelo del cáncer de mama, tenga derecho a la reconstrucción mamaria gratuita.

En primer término, reconozco el interés que otras compañeras y compañeros han demostrado con diversas iniciativas y puntos de acuerdo y ofrezco mi apoyo y esfuerzo para que lleguen a buen puerto.

Reconozco también y brindo mi solidaridad y esfuerzo a cada una de las mujeres que han pasado por tan terrible enfermedad, a todas, a las que están luchando contra la enfermedad, a quienes la vencieron y a quienes han perdido la vida.

Sobre el tema, se han dado datos suficientes para considerar procedentes y debidamente justificadas todas las propuestas. Mencionaré brevemente que según datos proporcionados a principios de este año por el Inegi, el cáncer de mama destaca como la tercera causa de muerte por neoplasias malignas en México. De hecho, 2 de cada 10 fallecimientos femeninos por cáncer se debe a esta enfermedad. Además las instituciones del sistema nacional de salud diagnosticaron en promedio más de 50 casos por día laborable.

La cirugía denominada mastectomía, como parte del tratamiento en algunos casos de cáncer mamario, es un procedimiento de amputación. La pérdida de la mama no solamente implica una agresión física, sino también simbólica que origina un componente de extrañeza que lleva a que la paciente se sienta inhibida en diferentes planos de su vida.

Es percibido por las mujeres como una amenaza para sus vidas, sus proyectos, sus vínculos afectivos y su autoestima, capaz de desestructurar su equilibrio anímico y afectivo.

Procedimientos como la reconstrucción mamaria devuelven en mucho esa estabilidad emocional y garantiza acceso a la reintegración de las mujeres que han sido mastectomizadas.

Entre sus ventajas tenemos:

1. Más que estética, cumplen con otras funciones, ayudan a prevenir dolores musculares en cuello y espalda causados por desequilibrio, debido a la falta de un seno y contribuyen a mejorar la postura;

2. Reintegración biopsicosocial de la mujer con cáncer mamario;

3. Menor incidencia de complicaciones;

Los costos de reconstrucción mamaria en México van desde los 20 mil pesos a más de 2 millones de pesos por intervención, dependiendo de la institución.

En otras legislaturas se han rechazado propuestas similares bajo el argumento de presupuesto inexistente, además de que el programa sectorial de salud 2013-2018, en ninguna parte se establece la reconstrucción mamaria como parte de las estrategias de salud.

Al respecto, solo define los procedimientos de reconstrucción como paliativo. Esto es inaceptable.

En México, de las 16 mil pacientes anuales a las que se diagnostica cáncer de mama, 5 por ciento, alrededor 800 mujeres, son portadoras de la variación del gen BRCA1, que implica necesariamente el retiro por completo de los tejidos mamarios.

Solo suponiendo que a esas 800 mujeres se realizara mastectomía y posteriormente tuviera que realizárseles un procedimiento de reconstrucción mamaria, con un costo promedio de 200 mil pesos, el gasto total sería de 160 millones de pesos anualizados.

Claro que se puede, como muestra diremos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación gasta anualmente más de 176 millones de pesos en conceptos como telefonía fija y celular, mantenimiento de vehículos, pasajes para viajes, pensiones de estacionamiento, arrendamiento de copiadoras y muchos otros. Claro que se puede.

Octubre y marzo son buenos meses para explorarse, pero también, señores, lo es hoy y lo será mañana. El aporte de esta legislatura puede ser la aprobación de la iniciativa que aquí planteo y solicito por ello el apoyo de la Comisión de Salud y de todas y todos ustedes para que el derecho universal gratuito a la reconstrucción mamaria sea. Les invito a pasar del discurso de buenas voluntades a las acciones. Gracias por su atención.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Gracias a usted. Túrnese a la Comisión de Salud para su dictamen.