La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene la palabra hasta por cinco minutos la diputada María de los Ángeles Ayala Díaz, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que reforma el artículo 59 de la Ley Reglamentaria del Artículo 5º. Constitucional, relativo al ejercicio de las profesiones en la Ciudad de México, suscrita por diputados integrantes del Grupo Parlamentario del PAN.

La diputada María de los Ángeles Ayala Díaz: Con su venia, señora presidenta. Compañeras y compañeros diputados, hoy vengo a esta tribuna en representación de los jóvenes que con esfuerzo y desvelo están por concluir sus estudios técnicos y/o profesionales.

Vengo en nombre de esos estudiantes que por ley, y como parte de su formación, tienen que cumplir con el ejercicio del servicio social. Esta obligación nace con el espíritu de ser una actividad temporal que permita facilitar el desarrollo de la estructura ética, moral de la persona, y que permite al estudiante consolidar la formación académica, poner en práctica los conocimientos adquiridos en las aulas y adquirir nuevos conocimientos y habilidades profesionales.

Por su parte en el ámbito social, esta práctica permite su participación incentivando la formación de talentos y capacidades creativas.

Asimismo, esta actividad fue diseñada para retribuir a la sociedad el costo de la educación recibida con acciones responsables, privilegiando el compromiso adquirido con la sociedad.

Actualmente en México poco más del 18 por ciento de la población son estudiantes universitarios, y en su mayoría son de escasos recursos y el cumplimiento de la normativa les genera un gasto, puesto que para cumplir con la obligación tienen que alternar sus traslados a las empresas o dependencias y/o las instalaciones educativas, puesto que para cumplir en estas circunstancias repercute también en la economía familiar al tener que solventar gastos extras para alimentación y traslados, que en ocasiones termina en la deserción por falta de posibilidades económicas y en la acumulación o la falta de interés por parte de los estudiantes que lejos de considerar que las prácticas profesionales son una plataforma de aprendizaje y de experiencia laboral, lo consideran una pérdida de tiempo o simplemente una burocracia.

Es por ello que es imprescindible restablecer el sentido del servicio social, motivar a nuestros estudiantes y a los jóvenes que vienen atrás con incentivos que les permitan seguir adelante y que concluyan el último escalón en su trayectoria académica.

Y para eso estoy el día de hoy aquí ante ustedes, para que me acompañen en la iniciativa que tiene como finalidad apoyar a esos estudiantes que hacen el esfuerzo día con día para adquirir un grado superior.

La propuesta que hoy me ocupa es la modificación al artículo 59 de la Ley Reglamentaria del artículo 5o. constitucional, relativo al ejercicio de las profesiones para que el servicio social que realice el estudiante o el profesionista, cuente con la remuneración respectiva y suficiente no menor al equivalente por media jornada del salario mínimo vigente que le permita satisfacer decorosamente sus necesidades.

México necesita más y mejores estudiantes. Apoyemos a esos jóvenes que quieren salir adelante, que quieren educación, que quieren un mejor futuro para ellos y sus familias. No lo abandonemos. Por ellos y para ellos es la razón por la que estoy el día de aquí. Y termino con esta frase de Kant que dice: Un pueblo educado es un pueblo libre. Es cuanto.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Túrnese a la Comisión de Educación, para dictamen.