La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, la diputada Soraya Pérez Munguía, del Grupo Parlamentario del PRI, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que expide la Ley que Crea el Consejo Hacendario de la Federación.

La diputada Ma. Guadalupe Almaguer Pardo (desde la curul): Presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Diputada Guadalupe Almaguer, desde su lugar, ¿con qué objeto? Micrófono para la diputada Almaguer.

La diputada Ma. Guadalupe Almaguer Pardo (desde la curul): Diputada presidenta, le voy a pedir con todo respeto a la Directiva que valoren a la Comisión de Igualdad de esta LXIV Legislatura. Van varias iniciativas que solo turnan a la comisión para opinión.

Me parece que este tipo de iniciativas que se acaba de leer, merece que sea turnada a la Comisión de Igualdad para su dictamen.

Sugiero de manera muy respetuosa, lo comenté hoy en nuestra reunión de la Comisión de Igualdad, quienes se encargan de girar los turnos de las distintas iniciativas reciban un curso o un taller, o cualquier otro instrumento que les brinde capacidad para entender la perspectiva de género. Porque habrá que entender de una vez por todas, en esta Comisión de Igualdad, en esta LXIV Legislatura, que somos la legislatura de la paridad. Solicito que este...

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Concluya, diputada.

La diputada Ma. Guadalupe Almaguer Pardo (desde la curul): –Sí, gracias presidenta–. Que este tema que se acaba de exponer sea turnado a la Comisión de Igualdad, pero para su dictamen, no solo para su opinión. Se lo pido en calidad de secretaria de la Comisión de Igualdad de esta legislatura. Gracias, presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Se turna a la Mesa Directiva su solicitud, para que se valore si es la Comisión de Igualdad quien debe dictaminar. La diputada Soraya solicita diez minutos, porque se trata de una ley de creación. Tiene diez minutos para presentar su iniciativa.

La diputada Soraya Pérez Munguía: Espero no tardarme diez, presidenta, gracias. Gracias, con su permiso, señora presidente. El artículo 25 de nuestra Constitución establece a la letra que el Estado debe velar por la estabilidad de las finanzas públicas y, a su vez, generar condiciones favorables para el crecimiento económico y el empleo.

Pero, ¿quién del Estado es el encargado de esta importantísima responsabilidad? Sin duda, el Ejecutivo tiene parte de esta responsabilidad, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, especialmente en lo que corresponde a asegurar finanzas públicas sanas. Órganos autónomos, como el Banco de México, tienen tareas específicas en materia de política monetaria. O la Comisión Federal de Competencia, para asegurar la sana competencia en los mercados y no permitir la creación de monopolios u oligopolios que perjudiquen a los consumidores.

Pero en ese mismo sentido, el Poder Legislativo y esta Cámara de Diputados, las y los diputados de esta Cámara, no podemos estar ajenos a esta tarea. Es más, en un sano equilibrio de Poderes en nuestra República, debe ser también nuestra responsabilidad contribuir a la estabilidad y procurar el crecimiento económico.

Y justamente esa es la propuesta que el día de hoy vengo a exponerles, es que lo hagamos a través de un órgano técnico consultivo del más alto nivel, cuya principal tarea sea velar por la estabilidad, la procuración de las finanzas públicas sanas y que promuevan firmemente el crecimiento económico inclusivo en México.

Permítanme, en este concierto de ideas, mencionarles que en el marco internacional los órganos y expertos han opinado sobre las ventajas que tiene la creación de este tipo de órganos y los han llamado de diversas formas: instituciones financieras independientes o consejos fiscales.

Y haciendo un recuento en la historia de nuestro país, recientemente después de la crisis de 2008-2009, el Fondo Monetario Internacional hizo un análisis de la política macroeconómica y fiscal de México, señaló que el país había enfrentado un complejo entorno mundial, porque había una creciente volatilidad del mercado financiero y por el derrumbe en los precios del petróleo.

Pero, no obstante, reconoció que la economía mexicana seguía creciendo a un ritmo moderado, incluso más que otras economías de igual tamaño o de igual maduración, pero se creció principalmente porque se pudo limitar la salida de capitales con una política monetaria efectiva, porque nuestro mercado cambiario no era fijo. Si hubiera sido fijo quién sabe qué hubiera pasado. Era flexible y esto pudo amortiguar los choques externos y pudimos controlar los precios, de manera que la inflación permaneció baja y estable, protegiendo el poder adquisitivo de las y los mexicanos.

El Fondo Monetario Internacional y otros organismos internacionales nos clasificaron como una economía que repetía constantemente buenas prácticas en esta materia. Sin embargo, aconsejó que eran necesarios más y mejores controles.

En respuesta, el Ejecutivo en ese momento  –estoy refiriéndome a 2015– presentó una iniciativa que fue discutida en esta Cámara de Diputados, unas reformas a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, y en donde hoy, hasta la fecha, permanecen la mayor parte de los controles fiscales que tiene nuestro país. Sin embargo, y desafortunadamente, no pudimos contar con un órgano técnico de esta naturaleza.

Debo señalar que diversos estudios internacionales siguen revelando que las naciones que no cuentan con estos controles tienen un fuerte sesgo hacia incrementar desmedidamente el gasto, pero el gasto hacia partidas presupuestales que no generan crecimiento económico y que normalmente son para programas clientelares.

Pero en caso contrario, los 47 países, entre ellos España, Reino Unido, Portugal, Francia, pero también dentro del continente americano, como Perú, Colombia y Chile, que tienen este tipo de consejos fiscales, mejoraron considerablemente su perfil de deuda y el equilibrio presupuestal.

Sin duda, México atraviesa un contexto nacional muy complicado y en esta ocasión no viene de choques externos, sino viene de un cambio de régimen, así lo ha denominado el partido que hoy gobierna.

Desafortunadamente, las primeras decisiones en política pública no están dando certeza a los inversionistas y no está generando el crecimiento económico necesario para mantener los empleos que hoy tenemos, y mucho menos para incrementarlos y lograr los muchos más que necesitamos.

Para ejemplo, todavía hace unos días se iba a discutir un dictamen que reformaba la Ley de Pemex, que de haberse discutido y aprobado hubiera impactado muy negativamente la nota crediticia de la empresa productiva del Estado que hoy aporta casi el 30 por ciento de los ingresos de nuestro país. Y que, para estados como el mío, Tabasco y otros estados petroleros, hubiera sido realmente muy malo para reactivar la economía de nuestras entidades federativas.

Afortunadamente, las y los diputados de la Comisión de Energía pudieron detener esta discusión y en su lugar seguramente estarán abriendo audiencias públicas para encontrar la mejor solución para fortalecer a la empresa productiva del estado.

Por eso estoy convencida de que hoy más que nunca este es el momento adecuado para tener un órgano de esta naturaleza. Lo he denominado Consejo Hacendario de la Federación y debe tener al menos tres características fundamentales. La primera, que esté adscrito a esta Cámara de Diputados, como lo está actualmente el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas. Mi propuesta es que este centro de fortalezca para aprovechar la estructura que hoy tiene y su presupuesto.

Dos. Que sea un órgano con autonomía técnica, funcional y presupuestal, como actualmente está la Auditoría Superior de la Federación. Solamente teniendo su propia ley podremos asegurar que opere este órgano con verdadera independencia.

Y tercero. Que esté compuesto por ciudadanos, ciudadanos que posean conocimientos especializados y con las más altas credenciales académicas, de experiencia en la materia. Que sean propuestos por esta Cámara de Diputados para posteriormente ser seleccionados en un sistema de ternas para su elección.

Por todo lo anteriormente expuesto es que presento ante ustedes esta iniciativa con proyecto de decreto por la que se expide la Ley que Crea el Consejo Hacendario de la Federación.

Debo decirles que este es un resultado que emana de un trabajo colectivo con varias organizaciones. Destaco el trabajo de la Federación Nacional de Economistas, sus colegios agremiado; la Coparmex, con quienes estuvimos muchísimas horas y días discutiendo este proyecto normativo.

Compañeras y compañeros legisladores, es una época en la que la fama del servicio público está muy desgastada y es el momento oportuno para demostrar que las y los diputados de esta legislatura podemos volvernos el principal motor de la estabilidad y de la responsabilidad.

Si aprobamos un órgano como el que propongo, que nos auxilie en materia económica, además estaríamos atendiendo las recomendaciones internacionales y nacionales de los expertos y esto es verdaderamente un Parlamento abierto.

Yo me siendo muy contenta de presentarles este proyecto. Sé que va a ser el primer paso, previo a la discusión en comisiones y auguro que va a ser una discusión muy intensa, pero también confío que muy abierta, del más alto nivel, incluyente, con la participación de todas las fuerzas políticas de esta Cámara.

Y lo más importante, que nos permita seguir fortaleciendo las instituciones mexicanas y abonar al crecimiento económico, pero con estabilidad de inclusión, como tanto lo merecen y demandan las y los mexicanos. Muchas gracias.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Túrnese a la Comisión de Hacienda y Crédito Público para dictamen, y a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, para su opinión.