La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Tiene la palabra, hasta por cinco minutos, la diputada Mary Carmen Bernal Martínez, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo, para presentar iniciativa con proyecto de decreto que expide la Ley de Conservación y Protección de los Conocimientos Tradicionales de los Pueblos y Comunidades Indígenas, y reforma y adiciona los artículos 2o. y 6o. de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

La diputada Mary Carmen Bernal Martínez: Con su venia, diputada presidenta.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Adelante.

La diputada Mary Carmen Bernal Martínez: Compañeras y compañeros diputados, pueblo de México que nos ve a través de los diferentes medios de comunicación, tenemos una deuda histórica con nuestros pueblos originarios, toda vez que en fecha del 14 de agosto de 2001 se publicó la reforma al artículo 2o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la que se estableció que la nación tiene una composición pluricultural, sustentada originalmente en sus pueblos originarios que son aquellos que descienden de poblaciones que habitan en el territorio actual del país al iniciarse la colonización y que conservan sus propias instituciones sociales, económicas, culturales y políticas o parte de ellas.

En ese contexto, con la reforma constitucional de 2001 se reconoció un sistema integral de derechos, facultades, costumbres y de libre autodeterminación de los pueblos y comunidades originarias, lo que originó una mayor integración e inclusión de estas, así como un mejor entendimiento de usos y costumbres.

Si bien es cierto que nuestra Carta Magna reconoce que la nación tiene una composición pluricultural sustentada originalmente en sus pueblos originarios, también es cierto y resulta el hecho de que la inclusión integral y total de los pueblos aún sigue siendo un tema que no ha sido concluido.

Lo anterior, en razón de que existen ordenamientos jurídicos que protegen a los pueblos y comunidades, así como las instituciones, como la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

En los hechos, los pueblos y comunidades siguen siendo excluidos y poco protegidos, la reforma constitucional en comento reconoció el derecho de los pueblos a preservar y enriquecer sus lenguas, conocimientos y todos los elementos que constituyan su cultura e identidad, se trata de una norma que permite a los pueblos y comunidades realizar acciones que mantengan su cosmovisión, pero sin explicar cómo se hará ni establecer ninguna obligación del Estado para lograr tales objetivos.

Lo anterior se complica más si observamos que el derecho a proteger su cultura es un concepto bastante ambiguo.

Dicho de otra manera, la cultura de un grupo social, en este caso un pueblo originario, se compone de un sistema de valores y símbolos que se reproducen en el tiempo y brindan a sus miembros la orientación y significados necesarios para normar su conducta y relaciones sociales en la vida cotidiana.

Dentro de esa cultura los pueblos originarios encuentran los conocimientos tradicionales, que son el conjunto acumulado del saber teórico, experiencias, aptitudes, expresiones, representaciones y prácticas que se desarrollan, mantienen y transmiten de generación en generación y que a menudo forman parte de su identidad cultural o espiritual.

Sin embargo, esos conocimientos tradicionales no se encuentran protegidos en el sistema jurídico mexicano, manteniéndose en la colectividad e inclusive existen particulares que los han explotado sin reconocer ni otorgar un beneficio a los titulares de esos conocimientos.

Derivado de lo anterior, uno de los objetivos de la presente iniciativa radica en crear la ley de conservación y protección de los conocimientos tradicionales de los pueblos originarios.

Dicha ley tiene por objeto: primero, reconocer el valor intrínseco de los conocimientos tradicionales, en particular su valor social, espiritual, económico, intelectual, científico, ecológico, tecnológico, comercial y educativo.

Dos. Fomentar la utilización de los conocimientos tradicionales para el desarrollo de los pueblos originarios, reconociéndolos como un activo perteneciente a sus titulares.

Tercero. Promover la creación y la ampliación de oportunidades comerciales para los productos genuinamente derivados de los conocimientos tradicionales de los pueblos originarios.

Cuarto. Contribuir a que los pueblos y comunidades se vean recompensados por sus aportaciones que realizan en el avance de la ciencia y de las artes aplicadas.

Quinto. Proteger las creaciones e innovaciones que deriven de los conocimientos tradicionales de los pueblos originarios.

Sexto. Proteger las creaciones e innovaciones que deriven de los conocimientos tradicionales de los pueblos y comunidades originarios.

Asimismo, la presente iniciativa pretende otorgar facultades a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Originarios, a efecto de implementar las acciones tendientes a la conservación y protección de los conocimientos tradicionales de los pueblos, así como llevar el registro nacional de los conocimientos tradicionales de los pueblos.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Concluyó su tiempo, diputada.

La diputada Mary Carmen Bernal Martínez: Termino, diputada presidenta. Por último, solicito que mi intervención quede insertada en el Diario de los Debates.

La presidenta diputada María de los Dolores Padierna Luna: Insértese la intervención completa de la diputada en el Diario de los Debates. Túrnese a la Comisión de Pueblos Indígenas, para dictamen, y a la Comisión Presupuesto y Cuenta Pública, para opinión.