El presidente diputado Porfirio Muñoz Ledo: Tiene la palabra la diputada María Alemán Muñoz Castillo, del PRI.

La diputada María Alemán Muñoz Castillo: Con su permiso, diputado presidente. Compañeras y compañeros legisladores. La ley no solamente son textos normativos escritos en una hoja de papel que se limita a formular reglas. La ley es la materialización de la exigencia social y por lo tanto más allá de un texto.

La ley siempre contiene un espíritu que la anima, el cual refleja valores y principios que la sociedad exige sean respetados. Nuestra Constitución es la norma fundamental que resguarda ese espíritu que contiene derechos y principios que han sido resultado de históricas luchas sociales.

La construcción de una norma constitucional corresponde al Poder Legislativo y este, a través del análisis, debates, foros, reuniones y propuestas que surgen durante el proceso de su creación, impregna a la norma del espíritu del sentido social y legitimidad.

En la creación de la Guardia Nacional el espíritu recogido por el legislador es claro. La Guardia Nacional debe tener un mando civil. Así lo reclaman y reclamaron todos los actores que participaron en los ejercicios de parlamento abierto en esta Cámara y en la Cámara de Senadores.

Garantizar un mando civil en la Guardia Nacional fue un logro alcanzado con valentía y con tenacidad por parte de la sociedad. Pretender entregarle el mando de la Guardia Nacional a un militar, como ha advertido el presidente en días recientes, significa violar el espíritu de la ley.

De acuerdo a la reforma puede ser un militar retirado o puede ser un civil, así están las reformas, porque también he visto o he escuchado, que se dice que tiene que ser un civil, o si es militar, tiene que estar en retiro. No necesariamente. Palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Desde aquí queremos decirle que el espíritu de la norma constitucional aprobada por este Poder Legislativo recogió el sentir de la sociedad de rechazar una Guardia Nacional con mando militar y explícitamente establece una Guardia Nacional civil.

Este es el espíritu de esta reforma, espíritu que resguarda el mandato de la sociedad para exigirle al gobierno una estrategia de seguridad de carácter civil. Esa es la exigencia clara del rechazo de la militarización del país.

Que el Ejecutivo pretenda interpretarla a modo otorgando el mando de la Guardia Nacional a un militar, es lo que se denomina fraude a la ley, pues quien la aplica, busca frustrar sus propósitos, eludir el espíritu que la anima y pretende llevarla a un resultado contrario al deseado por la voluntad popular. Pedimos respeto al trabajo de este Congreso, pero sobre todo, respeto a los ciudadanos.

En el Grupo Parlamentario del PRI hemos actuado en todo momento con responsabilidad y con visión de construcción, y eso implica hoy pedir respeto a esta soberanía.

Desde su aprobación en esta Cámara, actuamos con la sensibilidad de anteponer el anhelo de los mexicanos por vivir en paz, y eso permitido que el proceso legislativo avanzara en sus diferentes etapas y que hoy le entreguemos al Poder Ejecutivo una herramienta legislativa fuerte y sólida que debe ser puesta en marcha en estricto apego a lo que aquí se estableció.

Se concreta hoy un paso histórico para el país. Las y los diputados del PRI decimos a la creación de la Guardia Nacional, si es así, sí.

El sí del PRI se logra cuando le conviene a México, porque nuestro sí significa bienestar para el país, significa compromiso, responsabilidad. Nuestro sí significa valor, significa futuro para México. Sí en seguir construyendo México, porque a las y los diputados del PRI nos interesa construir un futuro sin violencia. Construimos pensando en un México mejor.

En el Grupo Parlamentario del PRI no tenemos un sí disfrazado ni tibio. Nuestro sí es responsable y contundente. Nuestro sí es por México. Es cuanto, presidente.

El presidente diputado Porfirio Muñoz Ledo: Muchas gracias.