El presidente diputado Porfirio Muñoz Ledo: Tiene la palabra la diputada Esmeralda Moreno Medina, del Grupo Encuentro Social.

La diputada Esmeralda de los Angeles Moreno Medina: Con la venia de la Presidencia. La mayor preocupación que tienen los habitantes de nuestro país desde hace dos sexenios es la seguridad pública. Todos tenemos amigos, conocidos que señalan que padecieron robos, amenazas o extorsiones, de las que concluyen resignadamente: “Lo bueno es que no pasó de lo material”. Otros han perdido familiares de manera violenta y dolorosa. A todos ellos, vaya nuestra solidaridad.

Para el presidente López Obrador y los integrantes de la coalición Juntos Haremos Historia el diagnóstico era muy claro: las policías municipales, estatales e incluso la Policía Federal estaban rebasadas en esas tareas. La participación del Ejército y la Marina era necesaria para avanzar en el tema y carecía del marco legal adecuado.

Todos lo sabemos, no podemos seguir así porque el deterioro gradual continúa y va a destruir a nuestro país. No debemos confiar la seguridad ciudadana al Ejército y a la Marina únicamente, y menos sin el marco legal adecuado.

Tampoco podemos dejar que policías mal equipadas, con pocos elementos y baja capacitación enfrenten a rivales que cuentan con más organización y poder de fuego, había que hacer algo distinto, eficiente y eficaz.

Por ello avalamos la propuesta de una Guardia Nacional con mucha esperanza, porque un cuerpo de alcance nacional pueda ayudar a los municipios a apalear la falta de personal, en particular cuando tengan problemas graves, porque un cuerpo bien capacitado podrá enfrentar los retos de mejor manera, porque un cuerpo con una visión policiaca y un equipamiento suficiente podrá avanzar mejor en la tarea.

Hemos creado el diseño institucional para que podamos a lo largo de un lustro reclutar, capacitar y formar un cuerpo de seguridad pública ciudadana de alto desempeño. El país entero entendió la urgencia y necesidad de la tarea, fue aceptada unánimemente en el Senado con una votación casi idéntica en eta Cámara y con la aprobación de todos los Congresos estatales en tiempo récord, hay consenso, la Guardia Nacional es importante y urgente para todos.

En el proceso de debate escuchamos de ejemplos en otros países admirados por su desempeño profesional y su formación, los Carabineros de Chile, la Gendarmería de Francia, la Policía Nacional de Colombia, la Guardia Civil de España. Estoy segura que en cinco años el mundo entero podrá usar la Guardia Nacional de México como un ejemplo de un cuerpo profesional con vocación de servicio.

La tarea no está terminada, nos toca ahora dotarle de recursos suficientes en los presupuestos de los siguientes años, supervisar sus procesos de reclutamiento, capacitación y operación, dotarles de marco legal para establecer sus protocolos para el adecuado uso de la fuerza y, sobre todo, supervisar que respeten los derechos humanos también.

A Encuentro Social le preocupa un tema, cero impunidad y todos contra la corrupción. Cuidaremos mucho que esta nueva corporación sea ética y legal en su desempeño, no permitiremos ni toleraremos abusos o desvíos, no encubriremos los errores o fallas que vivimos en el pasado, en casos de ejecuciones extrajudiciales o de abuso de poder y abuso de la fuerza, sobre todo no permitiremos la impunidad.

Damos nuestro voto de confianza para los mandos e integrantes de la Guardia Nacional, porque la esperanza que la sociedad ha puesto en este instrumento requiere hechos concretos y resultados claros para saber que hicimos lo correcto.

Nos llevamos muchas tareas aún. Luchar contra la impunidad y la corrupción, hacer que funcione pronto y bien la Guardia Nacional. No son tareas menores. Tenemos confianza en la Guardia Nacional, el aval ciudadano y el compromiso de nuestro presidente.

Una votación histórica y unánime en ambas Cámaras y en los Congresos estatales. Podemos hacerlo. México tiene hoy más esperanza de que podremos por fin recuperar la paz y bienestar que nos merecemos como sociedad, porque un México con más seguridad, más tranquilidad y más desarrollo sí es posible. Hagámoslo nosotros. Es cuanto, presidente, gracias.