El presidente diputado Edgar Romo García: Tiene el uso de la tribuna el diputado Macedonio Salomón Tamez Guajardo, del Grupo Parlamentario de Movimiento Ciudadano, para fijar la posición de su grupo parlamentario hasta por cinco minutos.

El diputado Macedonio Salomón Tamez Guajardo: Gracias, señor presidente. Finalmente el mérito de lo que vamos a aprobar hoy no es de ningún diputado en particular ni de ninguna fracción, es de la sociedad mexicana. Una sociedad agraviada, ofendida por la clase política que, a base de insistir, demandar y presionar, finalmente ha sido escuchada en esta Cámara de Diputados.

Debo reconocer que el fuero tuvo su razón de ser en tiempos pretéritos. En el siglo XIX en nuestro país sirvió como un elemento indispensable para conservar el equilibrio de Poderes, cuando presidentes de la República, de aires monárquicos, y gobernadores que eran verdaderos virreyes presionaban al Congreso para lograr sus fines.

Todavía tengo en la memoria el recuerdo de Servando Canales, gobernador tamaulipeco que cuando recibió la negativa del Congreso local para pedir un empréstito metió a todos los diputados a la cárcel, hasta que logró su objetivo y emitió los bonos de crédito a tamaulipecos.

Esto sucedía con demasiada frecuencia en el ciclo, y de tal manera que el fuero tuvo entonces su razón de ser.

Sin embargo se ha vuelto en una institución obsoleta, porque se ha abusado de ella. La clase política vergonzantemente ha acumulado el fuero a muchos otros privilegios que ofenden y lastiman a la sociedad mexicana. Privilegios han contribuido a acabar ese abismo, esa cadena de grietas que existe entre sociedad y gobierno, y que es cada vez más pronunciado y cada vez más rechazado por todos.

Qué bueno que ahora la sociedad fue escuchada y que diversas expresiones en este Congreso, no solo las no oficialistas sino hasta la oficialista han hecho propia la iniciativa, la han votado y la han autorizado para someterla ahora a este pleno. Lástima que haya sido en el entorno de campañas. Lástima que exista el riesgo de que alguien la utilice para pretender sumar votos cuando, insisto, el mérito no puede atribuirse a ningún partido ni a ninguna persona en particular.

Ya  nos ha hecho una narración el presidente  de la Comisión de Puntos Constitucionales, la cantidad de compañeros ciudadanos y Congresos estatales que han presentado iniciativas en ese sentido. Qué bueno que fueron escuchados pero, sobre todo, que bueno que ahora la sociedad por fin encuentra eco de sus demandas y vamos a eliminar en definitiva el fuero, no solo para los altos funcionarios y legisladores de la federación, sino para el mismo presidente de la República, un presidente que hasta la fecha se ha comportado muchas veces con tintes de soberano absolutista.

Sin embargo quiero que vayamos más allá, y que al tiempo de aprobar esta reforma constitucional, también nos comprometamos en lo personal y en lo colectivo como grupos parlamentarios y partidos a dos cosas.

En primer lugar a aplicar la ley a partir de que entre en vigor y se juzgue y se procese y se sancione a tantos y tantos funcionarios que se dan por miles, por desgracia que se corrompen y afectan los intereses de nuestro pueblo.

Y segundo, el compromiso que debemos asumir es quitar todos los demás privilegios y no solo el fuero. Quitar sobresueldos, bonos, seguros de gastos médicos y de vida, pensiones, para que la justicia sea definitiva, amplísima y satisfaga plenamente a este pueblo que tanto lo demanda y tanto lo merece. Gracias y buenas tardes.

El presidente diputado Edgar Romo García: Muy bien, diputado.